6 Consejos Para Mejorar La Densidad De Tus Cogollos De Cannabis

988

Los cogollos que salen del tamaño de una palomita de maíz son bastante decepcionantes de ver, especialmente después de una germinación adecuada, una etapa de floración prolongada y semanas de vegetación, sin mencionar todas las horas necesarias para atender a tus cogollos. Aquí hay algunas ideas sobre cómo evitar tales resultados y, en su lugar, cultivar cogollos con una densidad admirable.Cogollos De Cannabis

1. LA GENÉTICA ES EL PUNTO DE PARTIDA

La genética es un factor importante en el cultivo de cogollos densos. Hay más de cien cultivares de marihuana comunes, todos los cuales tienen características que son ligeramente diferentes. Algunos actúan como energizantes y otros realizan un efecto de lapidación. Algunos permanecen cerca del suelo y tupidos, otros crecen a alturas elevadas. La densidad de los cogollos también difiere entre cepas.

Genéticamente, hay variedades preparadas para producir cogollos esponjosos y aireados. Esto no significa que sean de menor potencia, aunque afecta su atractivo. Las variedades sativas a menudo dan cogollos más aireados, mientras que las índicas suelen dar cogollos compactos y gruesos.

En la búsqueda de tener las flores más densas,   el mejor lugar para comenzar es un híbrido fuertemente índica dominante o, preferiblemente, un espécimen de índica pura. Existe un amplio inventario de genéticas en la India que difieren enormemente en el tiempo de floración, el efecto y el sabor.

2. REGULAR LA TEMPERATURA

La temperatura juega un papel muy importante en el tamaño y la forma de los cogollos de cannabis. Las plantas pueden soportar temperaturas de hasta 30 °C y florecer en un rango de temperaturas moderadamente amplio, es decir, 18-26 °C. Aunque, si las temperaturas se salen del rango ideal debido a olas de calor o frío, los cogollos comenzarán a volverse locos y aireados.

Los plantadores deben asegurarse de que las temperaturas se mantengan adecuadamente frescas durante el día y lo suficientemente cálidas durante la noche. Aquellos que plantan en interiores tienen una ventaja aquí, ya que es más fácil controlar el clima en los cuartos de cultivo. Se puede automatizar usando temporizadores y sensores, o simplemente ventiladores, acondicionadores de aire, un higrómetro y calentadores.

Las jardineras de exterior poseen menos libertad y permanecen sujetas a los elementos. Se erigen telas de sombra alrededor de sus plantas para evitar el exceso de calor.

3. EL ESPECTRO DE LUZ Y LA INTENSIDAD SON IMPORTANTES

El factor más crucial para lograr cogollos densos es probablemente la luz. Las plantas lo requieren para crecer, crear azúcares vitales y realizar la fotosíntesis. Aunque, no cualquier luz será suficiente. Las plantas requieren una intensidad ideal y el espectro de luz correcto para producir flores resinosas y voluminosas.

Las plantas cultivadas al aire libre se desempeñarán de manera óptima bajo la luz solar directa durante la mayor parte del día. 10-12 horas es lo ideal. Para maximizar la exposición, los plantadores deben enfocarse en plantarlos en pendientes que miran hacia el sur. Las plantas deben estar espaciadas de manera que tengan una escoba adecuada entre ellas y no obstruyan la luz de las demás.

Quienes cultiven en interior podrán elegir entre diferentes tipos de luz. Los LED son uno de los mejores. Desprenden un calor mínimo, son potentes y no son costosos de operar, el único inconveniente es el costo de adquisición si se decide por paneles de alta calidad.

Las macetas deben apuntar a una intensidad de luz de 1000 W por metro cuadrado. Esta intensidad será suficiente para optimizar el crecimiento constante de la planta y producir flores densas. Los cultivadores deben ser conscientes de la posición de sus luces. Posicionarlos muy lejos disminuirá la velocidad de la fotosíntesis. Pero colocarlos demasiado cerca también puede disminuir la densidad de los cogollos y causar estrés por calor.

Si usa LED, colóquelos a 60 cm sobre sus plantas. Acerca la fuente de luz cada día. Si comienza a conservar signos de decoloración, levante la luz 5 cm gradualmente hasta que los síntomas disminuyan.

4. CORTAR, TRENAR Y PODAR

Si dejas tus plantas a su suerte, tienden a crecer verticalmente, produciendo una cola principal. Esto no es ideal si planea aumentar la densidad y el rendimiento de las flores. Afortunadamente, varias técnicas pueden ayudar a mejorar la apariencia y la calidad de sus plantas.

Una de las técnicas más efectivas que puede ayudar a mejorar el aspecto y la calidad de tus  plantas es el entrenamiento de bajo estrés . Este método consiste en atar el tallo principal de la planta con alambre de jardín al costado del contenedor. Las ramas laterales luego comienzan a crecer verticalmente, produciendo una variedad de colas principales. También puedes usar técnicas de alto estrés como el topping para mejorar la densidad de los cogollos y potenciar las ramificaciones.

También se puede podar para mejorar el crecimiento, la forma y la calidad de las flores. Al eliminar las ramas y hojas seleccionadas, los cultivadores centran la energía y los recursos en las flores.

5. NO COSECHAR APRURADAMENTE

¡Entendemos que el tiempo de la cosecha es emocionante! Has visto a tu planta crecer desde plántulas frágiles hasta bellezas florecientes durante meses. Los cultivadores novatos tienden a arrancar los brotes de la planta lo antes posible. Esto es fascinante, pero es importante esperar el momento adecuado. Los cogollos crecen rápidamente durante el período de floración y se pueden densificar con solo esperar unos días más. Hay varios factores que debe tener en cuenta para saber si es el momento adecuado. Usa una lupa o una lupa de joyero para ayudarte a verlos.

El indicador de cosecha es el color del tricoma. Estas son estructuras cristalinas que cubren la superficie de los cogollos y las hojas de azúcar. En las primeras etapas de la floración, los tricomas aparecen translúcidos. Eventualmente, estará nublado. Cuando  la mayoría de los tricomas  están turbios, es hora de cosechar.

Los cultivadores también deben prestar atención al pistilo, que es una estructura similar a un cabello que se encuentra en todas las flores de cannabis. El pistilo joven es blanco, pero cuando madura se vuelve rojo anaranjado o marrón.

6. CONTROLA CUIDADOSAMENTE LOS NUTRIENTES

El cannabis necesita una amplia gama de nutrientes para desarrollarse bien, incluidos macronutrientes como fósforo, potasio y nitrógeno, y micronutrientes como manganeso y zinc. Las plantas comienzan a mostrar síntomas de deficiencia si no obtienen o no pueden acceder a suficientes nutrientes. Sin embargo, el exceso de nutrientes también puede dañar la placa y disminuir la densidad de los cogollos.

Los sembradores deben aplicar los nutrientes recomendados por el producto. Nuevamente, juegue con seguridad y dé el 50% de la cantidad recomendada en las primeras etapas de nutrición. El pH del suelo debe ser ligeramente ácido para evitar deficiencias. La introducción de microorganismos beneficiosos en el suelo, como los hongos micorrízicos, ayuda a las plantas a acceder a los nutrientes que necesitan.

Lee También: Granja de cannabis canadiense en busca de probadores de productos voluntarios

Loading...