Comités mexicanos aprueban proyecto de ley de legalización de la marihuana

172

Los legisladores de dos comités clave de la Cámara de Diputados de México enmendaron y aprobaron un proyecto de ley aprobado por el Senado para legalizar la marihuana a nivel nacional el lunes, preparando la legislación para la acción en el piso que se espera el miércoles.

Los miembros de los comités de Salud y Justicia de la cámara aprobaron el proyecto de ley de cannabis en una votación conjunta de 34-11 y 12 abstenciones.

Los legisladores hicieron varias revisiones importantes de la versión aprobada por el Senado en noviembre.

Sin embargo, en términos generales, la mayoría de las principales disposiciones de la legislación permanecen intactas. Los adultos mayores de 18 años todavía podrían comprar y poseer hasta 28 gramos de marihuana y cultivar hasta seis plantas para uso personal, por ejemplo. Pero los legisladores revisaron la estructura regulatoria, las reglas para el mercado comercial y las políticas de licencias, entre otros aspectos.

Entre las enmiendas más importantes se encuentra que el proyecto de ley revisado no establecería un nuevo organismo regulador independiente para supervisar la concesión de licencias y la implementación del programa como fue aprobado por el Senado. En cambio, le daría esa autoridad a una agencia existente, la Comisión Nacional Contra las Adicciones.

Para consternación de los defensores, el proyecto de ley también se modificó para incluir una disposición que exige que las personas que quieran cultivar su propia marihuana en casa se registren con el gobierno para obtener la aprobación para hacerlo.

Otro cambio sería la creación de una categoría de licencia para negocios de marihuana integrados verticalmente que podrían controlar todas las áreas de producción y venta. Sin embargo, hay un lenguaje incluido en la medida para «prevenir concentraciones indebidas que afecten al mercado».

Si bien el proyecto de ley daría prioridad a esas licencias a las comunidades marginadas, a los defensores les preocupa que no haya criterios estrictos para garantizar que ese sea el caso. Querían que se reservara un porcentaje específico de licencias para esas comunidades, pero eso no está en el nuevo proyecto de ley.

A los efectos del consumo público, el cannabis se trataría de la misma forma que el tabaco en virtud de la legislación enmendada, pero no podría venderse en línea ni por correo.

El texto de la medida revisada también busca reformular la reforma para proteger la salud pública y no el crecimiento económico.

“Dado que la legislación propuesta abriría el mercado legal del cannabis, sustancia considerada estupefaciente en los tratados internacionales firmados por nuestro país, es fundamental que la ley emitida al efecto tenga un enfoque de salud pública claro y definido”. dice. “Por ello, es fundamental modificar el enfoque que predomina en el proyecto de ley, que considera el cultivo de cannabis como un medio para el crecimiento económico y el desarrollo comunitario; lo cual, de mantenerse así, incentivaría la producción y el comercialismo, descuidando la salud pública, contrario al modelo rector que estos comités pretenden construir”.

Es probable que se consideren cambios adicionales cuando la Cámara de Diputados en pleno lleve el proyecto de ley a la sala el miércoles.

Si los diputados aprueban el proyecto de ley de legalización en forma enmendada, regresará al Senado, donde los legisladores considerarán los cambios de la otra cámara.

El borrador de las revisiones que los comités conjuntos aprobaron el lunes circuló por primera vez durante el fin de semana .

Si bien los defensores de la legalización están felices de ver que el tema avanza, tienen problemas con varias disposiciones de la legislación.

México Unido dijo que la propuesta revisada todavía «criminaliza a los usuarios, les impone sanciones penales y administrativas e invade su privacidad».

“El fallo actual eliminó los bloqueos en la integración vertical del mercado y la entrada de la industria de bebidas y comida chatarra”, dijo. “Y no eliminó requisitos excesivos como el control de semillas, la trazabilidad y las pruebas, que excluyen a los pequeños participantes”.

Habría seis categorías de licencias bajo la propuesta: producción, distribución, ventas, marketing e investigación, además de una que proporcionaría integración vertical.

Otro cambio en la última versión se refiere a los comestibles, que no se permitirían comercializar de forma temporal hasta que se realicen investigaciones adicionales sobre los productos.

Tras un fallo de la Corte Suprema de 2018 que consideró inconstitucional la prohibición de la posesión personal y el cultivo de marihuana, los legisladores tienen la tarea de poner fin a la criminalización, pero en repetidas ocasiones han retrasado los plazos para promulgar el cambio de política.

Ahora la legislatura tiene hasta fines de abril para legalizar el cannabis en todo el país, y parece que la acción de esta semana preparará el escenario para que el Congreso cumpla con su obligación.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, por su parte, dijo en diciembre que una votación anticipada sobre la legislación de legalización se retrasó debido a «errores» menores en la propuesta.

Dijo que «no hubo tiempo para realizar una revisión» en la legislatura antes de la fecha límite anterior del 15 de diciembre de la Corte Suprema, pero señaló que los problemas que deben resolverse son «cuestiones de forma» y «no de fondo».

El Senado aprobó el proyecto de ley de legalización en noviembre y lo transmitió a la Cámara de Diputados. Varios comités tomaron el proyecto de ley , y los Comités de Derechos Humanos y Presupuesto y Cuentas Públicas representaron a un panel que lo consideró y lo adelantó justo antes de que el tribunal concediera la última solicitud de extensión de plazo de los legisladores.

Si bien los defensores están presionando para que los legisladores terminen formalmente con la prohibición, esperaban que la demora les diera más tiempo para tratar de convencer a la legislatura de que aborde sus preocupaciones sobre ciertas disposiciones del proyecto de ley actual, a saber, la naturaleza limitada de sus componentes de equidad social y sanciones estrictas. por violar las reglas.

El proyecto de ley de legalización aprobó un grupo conjunto de comités del Senado antes de la votación en pleno en esa cámara, y se hicieron algunas enmiendas después de que los miembros consideraron y debatieron informalmente la propuesta durante una audiencia virtual.

Los miembros de los Comités de Justicia, Salud y Estudios Legislativos del Senado aprobaron una versión anterior de la legislación legal sobre el cannabis en marzo pasado, pero la pandemia de coronavirus retrasó la consideración del tema.

La legislación, finalmente aprobada por el Senado, hizo algunos intentos por mitigar la influencia de las grandes corporaciones de marihuana. Por ejemplo, declaró que durante los primeros cinco años después de la implementación, al menos el 40 por ciento de las licencias comerciales de cannabis deben otorgarse a personas de comunidades indígenas, de bajos ingresos o históricamente marginadas.

Los hogares donde vive más de un adulto se limitarían a cultivar un máximo de ocho plantas. La legislación también dice que las personas «no deberían» consumir cannabis en hogares donde hay personas menores de edad. La posesión de más de 28 gramos pero menos de 200 gramos se consideraría una infracción punible con una multa pero no con cárcel.

El senador Julio Ramón Menchaca Salazar, del partido MORENA, dijo en abril que la legalización del cannabis podría llenar las arcas del tesoro en un momento en que la economía se está recuperando de la pandemia .

A medida que los legisladores trabajan para promover la reforma legislativa, algunos miembros y activistas han dado un impulso más desenfadado para centrar la atención en el tema. Ese impulso ha consistido principalmente en plantar y regalar marihuana.

En septiembre, un alto funcionario de la administración recibió una planta de cannabis del senador en el Senado, y ella dijo que la convertiría en parte de su jardín personal.

Otro legislador le dio a la misma funcionaria, la secretaria del Ministerio del Interior Olga Sánchez Cordero, un porro de marihuana en el piso de la Cámara de Diputados en 2019.

El cannabis hizo otra aparición en la legislatura en agosto, cuando la senadora Jesusa Rodríguez del partido MORENA decoró su escritorio con una planta de marihuana.

Los defensores de la reforma de las políticas de drogas también han estado cultivando cientos de plantas de marihuana frente al Senado, presionando a los legisladores para que cumplan su promesa de avanzar en la legalización.

Loading...