Aeroponía o el arte de cultivar cannabis sin suelo

La palabra “aeroponía” deriva de los términos griegos aero (aire) y ponos (trabajo). Como se usa una solución nutritiva para que las plantas puedan alimentarse, en ocasiones se refiere a los cultivos aeropónicos como un tipo de hidroponía.

En un cultivo aeropónico, las raíces crecen en el aire, a diferencia de los cultivos hidropónicos donde o bien se emplea un sustrato inerte como la perlita, arcilla o lana de roca, o bien las raíces reposan sobre la solución nutritiva. Para ello se suelen usar discos de neopreno que sirven de sujeción al cuello de las plantas ya que no existe un medio donde las raíces puedan fijarse y dar soporte.

Diferencias con cultivo hidropónico

Cabe destacar que también a diferencia de los cultivos hidropónicos, la solución nutritiva y las raíces se encuentran en un entorno cerrado o semicerrado, lo que significa un menos riesgo de aparición de patógenos o plagas como puede llegar a suceder en los cultivos en tierra y también en los cultivos en hidroponía. Además, comparado con cualquier otro tipo de cultivo, se considera más ecológico al demandar menos agua y energía por m2 de cultivo.

Los principales sistemas de cultivos aeropónicos pulverizan la solución nutritiva y la rocían sobre las raíces aéreas. De este modo las raíces sustentadoras se mantienen constantemente encharcadas de agua y nutrientes. A su vez, se suele usar una bomba de aire y piedra difusora que proveen la mayor parte de la nutrición y el oxígeno a la planta. Recordemos que el ambiente debería ser cerrado con más motivo se debe oxigenar la zona aérea.

Los sistemas aeropónicos comerciales no son muy diferentes de los hidropónicos salvo las diferencias comentadas. Muchos de los mejores y más famosos sistemas aeropónicos como el extinto Dutch Pot Aero o el Panda Aero son prácticamente idénticos salvo el sistema de riego y el soporte para las plantas. Algunos incluso se pueden transformar de hidro a aero o viceversa con un simple kit.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Las ventajas se imponen claramente a las desventajas. Las ya comentadas de menor riesgo de plagas, hongos y patógenos que afectan a la raíz, y el mayor ahorro de recursos son sólo dos de ellas. Sin duda la más importante el crecimiento y producción. Para el crecimiento, las tasas pueden ser de un 200% comparado con un cultivo tradicional en tierra. En un cultivo interior donde el tiempo siempre es muy importante, poder reducir días la fase de crecimiento supondrá un gran ahorro energético.

En la fase de floración y con las plantas empleando plenamente la solución nutritiva, los cogollos llegan a ser de un tamaño exagerado. Hoy en día la mayoría de dispensarios de cannabis medicinal de EEUU se abastecen de cannabis cultivado en medios aeropónicos por su gran calidad. Además de como decimos la producción por m2 supera en mucho a cualquier otro sistema de cultivo.

En cuando a las desventajas, la principal es la dificultad. Al igual que los cultivos hidropónicos, un aeropónico tiene muy poco margen de error. Cualquier descompensación en la EC o pH de la solución nutriente se trasladará a las plantas, que no tardarán mucho en mostrar los síntomas. Pero al mismo tiempo, tanto carencias como excesos se solucionan fácilmente sustituyendo en su totalidad la solución nutriente.

Fuente: La Marihuana

Te recomendamos: Conoce los beneficios de las ortigas a las plantas de cannabis