Aprende a cultivar cannabis en fibra de coco

La fibra de coco es el medio de cultivo escogido por muchos cultivadores por varios motivos. Pese a ser un sustrato hidropónico, tiene un manejo casi idéntico al de la tierra. Y como medio hidropónico, menos, es más. Se pueden obtener los impresionantes rendimientos típicos de un cultivo hidropónico, pero con la facilidad y el margen de error típicos de un cultivo en tierra.

Pese a lo que muchos cultivadores piensan, es muy sencillo cultivar en fibra de coco y la calidad de las cosechas no desmerece en nada a un cultivo en tierra.

¿QUÉ ES LA FIBRA DE COCO Y CUALES SON SUS CARACTERÍSTICAS?

La fibra de coco a simple vista parece tierra. Es un producto que se obtiene de la cáscara de coco tras su procesado. Durante éste, se sumergen las cáscaras en agua hasta 9 meses para eliminar resinas e impurezas en un proceso que se llama enriado. El resultado, aunque lo conozcamos como fibra de coco, sería realmente polvo de coco. La fibra se obtendría con el mismo proceso, pero su granulometría sería mayor, siendo usado principalmente para airear los sustratos y mejorar el drenaje.

El polvo de coco está formado por millones de microesponjas que llegan a absorber y retienen hasta 9 veces su propio peso en agua. En los últimos años se ha puesto muy de moda como sustituto de la perlita en las mezclas de muchos cultivadores, tanto por precio como por resultados. Es un sustrato muy bien aireado y que apenas se compacta cuando pierde humedad. Su pH natural es de 5.7-6.5 y posee una excelente capacidad de intercambio catiónico. Es decir, la facilidad con la que un sustrato libera nutrientes absorbibles por las raíces de la planta cuando es necesario.

Además de todo esto, la fibra de coco según estudios es capaz de inhibir el desarrollo de determinados hongos que atacan las raíces como Phytophthora capsici, Fusarium solani o Aspergillus terreus. Cabe destacar que en los experimentos que se han llevado a cabo al respecto, el elemento usado fue fibra de coco sin esterilizar, lo que eliminaría prácticamente la totalidad de fibra de coco comercial. Y también y no menos interesante, es su reutilidad, siendo válido para usar varios cultivos, pero con matices, ya que tiende a ganar fijación de nitrógeno con los usos.

¿CÓMO CULTIVAR CANNABIS EN FIBRA DE COCO?

No deja de ser muy diferente del tradicional cultivo en tierra, salvo contadas excepciones. La principal es el pH, que tiene poco margen de error con respecto a la tierra, pero más con respecto a otros sustratos hidropónicos. Aunque como cualquier sustrato hidropónico, las carencias o desajustes del pH se presentan muy rápido. Pero por otro lado son bastante más sencillas de solucionar que en tierra, tan sólo con un buen lavado de raíces y comenzar de nuevo con un régimen de abonado más adaptado, se solucionará. Los lavados de raíces en tierra debería ser un último recurso ante casos excepcionales de sobrefertilización o pre-cosecha.

También como decíamos al principio, menos, es más. Las macetas que se necesitarán pueden ser más pequeñas que un cultivo tradicional en tierra para conseguir unas plantas de igual tamaño y/o rendimiento. Esto se debe principalmente a su estructura que permite que las raíces se expandan sin ninguna dificultad, además de la mayor oxigenación con respecto a la tierra. Se puede hacer un espectacular SOG en macetas de 1 litro, o un impresionante SCROG con tan sólo 4 macetas de 7 o 9 litros por m2.

Te puede interesar: Cuidados de una planta madre para que dure muchos años

Uno de los mayores problemas de la fibra de coco comercial, es que mucha necesitará tratamiento por nuestra parte para poder usarla con garantías. Se debe lavar bien para eliminar la suciedad (principalmente los restos de sal) y estabilizar su pH. Los cocoteros llegan a asimilar una gran cantidad de sal marina que termina en los frutos, tanto en el coco como en la cáscara. Aunque durante el proceso de enriado se elimina una gran cantidad, en ocasiones la concentración llega a ser demasiado alta. Con algunos otros sustratos no sucederá esto ya que vienen perfectamente lavados e incluso con hongos beneficiosos como trichodermas. Éstas le darán un plus de vigorosidad y protección a las raíces.

Los abonos cuando se cultiva en coco al igual que cualquier otro sustrato hidropónico, han de ser específicos y se han de usar en cada riego. Éstos ofrecen una buena liberación y fijación de los nutrientes necesarios para las plantas, algo que no sucede con abonos para otros medios. Y los riegos, no dejan de ser iguales que en tierra. Se deben evitar encharcamientos y también que el coco se llegue a secar en exceso, ya que las sales podrían cristalizarse y producir un bloqueo.

Fuente: La Marihuana

Te recomendamos: Conoce los beneficios de las ortigas a las plantas de cannabis