Brotes de cáñamo o cannabis, un superalimento con poca competencia

Los brotes de cannabis o cáñamo son un sauperalimento que no tiene contraindicaciones por un alto consumo. Estas pequeñas plantas siguen teniendo la perfecta combinación de ácidos grasos omega 3, 6 y 9 que sus semillas. Estos ácidos grasos poliinsaturados son neuroprotectores y previenen las enfermedades neurodegenerativas.

Estos brotes tienen un contenido bajo en grasa de solo el 30% en comparación con otras semillas, además de suministrar todos los aminoacidos. Estamos ante un increíble superalimento que hace de sus productos la forma más completa de proteína vegetal. Y, si lo que buscamos son antioxidantes, estos brotes de cáñamo están llenos de ellos. Por lo tanto, si buscamos combatir los causantes de nuestro deterioro celular, como son los radicales libres, con el consumo de estos pequeños brotes tendremos uno de los mayores aliados de la naturaleza.

También, la pequeña planta contiene edestin, una proteína globular única y que nos da rebote rápido de energía. Y no solo esto, además tiene una alta proporción de cannaflavin, un flavonoide con un efecto antiinflamatorio único. Para los que no quieren sentir los efectos secundarios de ciertas variedades de cannabis, el brote de cáñamo tampoco tiene THC, o su mínima expresión, menos del 0,2 %. Insuficiente para sentirlo.

Su alto contenido en fitoestrógenos, debido a su cannaflavina, lo hace único. De hecho, su estructura química es similar al lúpulo, planta considerada con mayor cantidad de estos fitoestrógenos. Estos compuestos químicos naturales son de gran ayuda para combatir los síntomas del síndrome premenstrual en las mujeres.

Mezclado en ensaladas y otros platos o solo

Su sabor también es muy especial y muy suavemente picante, también nos recordará a la escarola. Se puede mezclar con otras verduras o frutas en batidos o zumos. Se puede incluir en purés de patatas o similares o en platos de arroz.

Cómo germinar las semillas para conseguir brotes

Las semillas de cannabis se ponen en un frasco con agua tibia durante 3-5 días antes para que sea más fácil su germinación. También existen germinadores que nos ayudaran mucho a que las semillas saquen sus brotes. Si vamos a trasplantar a un pequeño contenedor, tendremos que calcular una distancia entre ellas de unos cinco centímetros. Deberemos preocuparnos de que tengan una ventilación permanente en los primeros días y que siempre tengan un poco de humedad.

Fuente: La Marihuana

Te recomendamos: Aprende a eliminar las babosas y caracoles en la marihuana