Cómo combatir a las Hormigas en tu plantación de marihuana

Cuando se cultiva marihuana en el exterior no sólo se está expuesto a las inclemencias del tiempo y el viento, sino también a todas las pequeñas criaturas que la madre naturaleza ha creado para mantener el equilibrio de su delicado ecosistema, como el caso de las hormigas.

Cómo combatir a las Hormigas en tu plantación de marihuana

Tus plantas corren el riesgo de ser atacadas por babosas, insectos y bichos, de la misma forma que les ocurriría en la naturaleza. Cuando tus plantas son atacadas por las hojas su capacidad para procesar luz solar en energía queda limitada, privándolas de los recursos tan necesarios para ellas y ralentizando su producción de cogollos.

Una peste frecuente, es una que todos conocemos perfectamente: la hormiga. Estos bichos causan problemas a las plantas de marihuana al formar nidos en el sustrato. Esto puede dañar el sistema radicular, limitando el crecimiento, retrasando la producción de flores y echando a perder tu duro trabajo.

Las hormigas también son conocidas por venir acompañadas de infestaciones de pulgones. Las hormigas exprimen a los pulgones y absorben su alimento: una combinación de azúcares a partir de los nutrientes obtenidos de las hojas de tus preciadas plantas. A cambio, las hormigas protegen a los pulgones manteniendo a raya a sus depredadores, como las mariquitas. Cuando la colonia de pulgones goza de esta protección, esto le permite multiplicarse rápidamente.

Un sólo pulgón puede reproducir 12 crías al día. Esta invasión puede destrozar tus plantas, así que, sin duda, necesitas asegurarte de que cualquier invasión sea eliminada lo antes posible.

Métodos naturales de prevención:

* La Canela

Para eliminar bichos es preferible evitar el empleo de químicos y pesticidas perjudiciales para tus plantas. Lo orgánico siempre es lo mejor, así que utilizaremos canela corriente como la que todos tenemos en casa.

Observa detenidamente tu tierra o medio de cultivo. Con suerte, la plaga de hormigas no ha avanzado demasiado y sólo ha empezado a colonizar uno o dos puntos. Toma una cucharada de canela en polvo y échala en la tierra, donde se concentran las hormigas. El fuerte sabor de la canela debería ser suficiente para ahuyentar a esas hormigas que estaban pensando colonizar tus plantas.

Si te das cuenta de que esto no basta para parar a los nuevos inquilinos, disuelve unas cuantas cucharadas de canela más en agua destilada (la misma cantidad que usarías para regar tus plantas) y échala sobre las macetas. Deja que esta mezcla penetre. Esta pócima de olor fuerte se impregnará en la tierra, cambiando su sabor. Este método es una técnica a prueba de fuego para mandar a las hormigas de vuelta por donde habían llegado.

* Aceite de neem

El aceite de neem es un aliado muy valioso para el cultivador de cannabis ecológico. Este aceite esencial se extrae del árbol de neem y contiene potentes compuestos insecticidas. Se ha usado en la agricultura y en la medicina tradicional durante siglos. Puede pulverizarse directamente sobre las plantas durante la fase vegetativa, como pesticida directo; o puede rociarse cada semana, más o menos, como método preventivo para los ácaros araña, mosca blanca, mosca del mantillo, nematodos, y el resto de seres desagradables que suelen atacar a tus plantas.

El aceite de neem no es perjudicial para la fauna beneficiosa como las mariquitas, abejas y lombrices, y también puede añadirse al agua de riego para prevenir la podredumbre de la raíz.

Puedes preparar un buen pesticida mezclando 1 cucharadita de aceite de neem y 5 gotas de tensioactivo por cada litro de agua. Los tensioactivos, como por ejemplo los de detergentes lavaplatos, son útiles porque el aceite de neem no se mezcla bien con el agua. Usar agua caliente facilita aún más el proceso de mezcla; pero debes dejar enfriar la mezcla antes de aplicarla sobre las plantas.

Es necesario tener un pulverizador, lo más fino posible, para poder rociar la cara superior e inferior de todas las hojas. Las hormigas rociadas con aceite de neem sufrirán graves problemas respiratorios, y el resto escaparán tan rápido como puedan. Evita usar aceite de neem directamente sobre los cogollos de las plantas en floración.

* Tierra de diatomeas

La tierra de diatomeas es un método de control de plaga natural y seguro, que no daña las plantas ni al cultivador con químicos tóxicos. La tierra de diatomeas, también llamada polvo de diatomita, es una roca silícea originada a partir de los restos fosilizados de criaturas pequeñas de caparazón duro. Puede triturarse fácilmente para obtener un polvo, y tiene muchas aplicaciones industriales.

La tierra de diatomeas es un valioso insecticida mecánico, que resulta interesante para los cultivadores de marihuana.

Este “polvo de caparazones” es abrasivo, por lo que al entrar en contacto con los insectos raspa su exoesqueleto, y su elevada porosidad absorbe los fluidos vitales de los bichos. Este no es exactamente el ambiente que colonizarían las hormigas, y, a diferencia de las sustancias químicas, no es un producto al cual las plagas puedan desarrollar resistencias.

Además, el polvo de diatomita mejora la capacidad de retención de humedad del suelo, conservando el agua, secándose lentamente, y aumentando la oxigenación del sustrato. Al usar la tierra de diatomeas hay que tener un poco de cuidado, ya que puede irritar los ojos, la piel y las vías respiratorias.