¿Hongos durante el secado y curado? Aprende a evitarlo

El cultivador que piense que una vez se hayan cosechado las plantas se terminó todo el trabajo de la temporada, está muy equivocado. Muchas veces el exceso de confianza se paga caro y es grande la sorpresa cuando al ir a fumarse un cogollo, nos encontramos que está afectado por botrytis.

Y no sólo ése, sino que nos paramos a revisar y encontramos muchos más. Seguramente a muchos os habrá pasado, llega a ser normal por como decimos, un exceso de confianza.

Una planta recién cosechada tiene un alto contenido en agua que irá perdiendo lentamente durante el secado. Éste puede tener una duración muy variable, desde la semana en climas cálido de baja humedad, hasta un mes en climas fríos o templados de humedad alta. Y durante todo este tiempo, mantener una buena aireación es muy importante especialmente en climas húmedos.

La botryitis es un hongo que parasita las plantas y se alimenta de ellas produciendo toxinas y otros componentes que destruyen sus células. De esta manera puede alimentarse de los restos de las células muertas. Pasa el invierno en estado latente en forma de esclerocio o micelio intacto, hasta que en primavera germina para producir conidióforos. Los conidios se dispersan a través del viento y lluvia, principalmente, y causan nuevas infecciones.

Las condiciones perfectas para el ataque de botrytis son humedad alta y baja ventilación. En cultivos de cannabis es especialmente agresivo en floración y en variedades de cogollo grande y compacto, debido precisamente a su poca ventilación interior. El ataque de orugas también está muy relacionado con este hongo, también cuando se introducen en el cogollo buscando protección y alimento.

Durante el secado igual que durante el cultivo, la botrytis puede infectar nuestras plantas cuando se dan las condiciones adecuadas, que son temperaturas templadas o cálidas, y humedad alta. Y esto llega a ser muy común en muchos secaderos de los cultivadores. Con una buena ventilación, podremos evitar en gran medida este problema sin tener que recurrir a deshumidificadores o climatizadores.

Una vez la hierba se considera que está seca, llega el momento del curado. Tampoco en esta fase puede haber tranquilidad. Los cogollos recién introducidos en un bote, pueden estar aparentemente secos. Pero la humedad interior se irá distribuyendo por todo el bote. Es del todo normal que a las pocas horas los cogollos de tacto crujiente, ahora estén esponjosos. Y el peligro de los hongos volverá a aparecer.

En este caso, retira inmediatamente todos los cogollos de los botes y procede a darle uno o dos días más de secado. Esto se debe hacer tantas veces sean necesarias, ya que un bote cerrado con cogollos con más humedad de la óptima, siempre será muy propensa a los hongos. Además, las revisiones periódicas ayudarán a encontrar algún principio de botrytis antes de que sea demasiado tarde.

Un cogollo con moho presenta un color grisáceo y al tacto de deshará. Cuando esto sucede, la mejor opción es desecharlo. Mucha gente hace extracciones al agua o Ice-O-Lator, ya que las esporas del hongo flotan en el agua mientras los tricomas se hundirán. Además, las mallas retendrán todo lo no deseable. Aunque si el grado de infección es muy elevado, el mejor sitio será el contenedor de la basura.

Fuente: La Marihuana

Te recomendamos: Cuidados de una planta madre para que dure muchos años