Paso a paso: Transplante en Tierra

El transplante es sin duda una de las cuestiones que más preocupan al cultivador novel. Vamos a intentar despejar en estas líneas las claves para saber cuándo y cómo transplantar nuestras plantas. Básicamente, transplantar consiste en sacar una planta de su maceta para pasarla a otra (generalmente de mayor tamaño) y que esta –la planta- continué con normalidad su desarrollo.

Paso a paso:  Transplante en Tierra

Esto es debido a que en el cultivo con macetas o contenedores se limita el crecimiento de las plantas al tamaño del recipiente donde estás se encuentran, pues la cantidad de tierra que las macetas puedan contener será el espacio del que dispongan las raíces para desarrollarse.

A no ser que cultivemos en hidroponía o aeroponía, donde el crecimiento las plantas no se ve limitado al tamaño del contenedor (estás reciben todos los nutrientes que necesitan mediante un sistema de riego varias veces al día) tendremos que realizar diferentes trasplantes a la largo del cultivo.  

¿Cuándo Trasplantar?

Desde que sembremos las semillas hasta que cortemos nuestras plantas deberemos transplantar en al menos dos ocasiones: El primer transplante que se hace del semillero a la primera maceta (3-4litros) donde las plantas crecerán las primeras 4-5 semanas hasta que las pasemos a floración para el sexado.

El segundo trasplante que hagamos será el de estás macetas a unos contenedores medios o grandes (con 7-11litros en interior y 11-50litros en exterior es suficiente), dependiendo del espacio y el número de plantas que tengamos, para que acaben en ellos el crecimiento y hagan toda la floración. Yo os aconsejo pasar las plantas a floración en macetas pequeñas y una vez hemos cortados los machos transplantar las hembras a su maceta definitiva ahorrando trabajo y tierra.

Existen todavía varias situaciones durante el cultivo en las que tendremos que trasplantar, si cultivamos esquejes seguramente sólo tendremos que hacer un trasplante, de la maceta o taco de lana de roca donde la enraizamos a un contenedor mediano o grande para que crezca un poco y pasarla rápidamente a floración.

Pero en el caso de las plantas madre lo ideal sería trasplantar (para renovar la tierra y sanear las raíces) cada seis meses.Se debe siempre trasplantar a primeras horas del día o cuando los focos se apaguen para evitar que la luz estropee las raíces. Nunca debemos dejar las raíces expuestas directamente a la luz solar o a la luz de los focos más de cinco minutos, pues son con diferencia la parte más sensible de toda la planta.   

 ¿Cómo realizar el Trasplante? 

Para que no os queden dudas a este respecto a continuación explicamos detalladamente cómo se debe hacer cada tipo de transplante. Recordar que existen diferentes mezclas de tierra en el mercado según las necesidades del cultivo.

Usa siempre una mezcla comercial adecuada al estadio en el que se encuentren nuestras plantas: si vas a germinar semillas o a hacer esquejes te aconsejamos las tierras “Light Mix”, que vienen ligeramente abonadas y son perfectas para que las plantas se desarrollen durante las dos o tres primeras semanas de cultivo.

Para las plantas de mayor tamaño, los esquejes ya enraizados o para el mantenimiento de nuestras plantas madre lo ideal es usar una tierra “completa” de crecimiento (tipo All Mix) que contenga todos los nutrientes necesarios para cubrir el ciclo completo de vida de la planta. En función del desarrollo de las plantas y su estadio, se obtendrán mejores resultados usando un extra de fertilizantes líquidos.

Germinación y Primer Transplante 

 Tras la siembra, brotan las semillas y llega el momento de pasar los plantones a una pequeña maceta (3-4litros). A veces, al germinar los brotes comienzan a espigarse en busca de la luz, si ves que esto ocurre coloca el semillero más cerca del foco o la ventana donde estén geminando y ponles un palillo como guía para que no se quiebre su frágil tallo. El momento más adecuado para realizar el primer trasplante es después de que los plantones desarrollen el primer par de hojas dentadas o par de hojas reales (las dos primeras hojitas redondas que les salen son los cotiledones, esas no).

Para pasar los plantones recién germinados a otra maceta, lo primero es preparar la maceta o macetas que necesitaremos colocando una pequeña capa de material de drenaje (arlita, graba o piedrecillas limpias) y rellenando un poco con tierra (preferentemente una mezcla ligeramente abonada para semilleros y esquejes). Después hacemos un hueco con las manos en la tierra y acomodamos en él la plantita con cuidado de no romper el tallo y la pequeña raíz.