Sabías que el cannabis genera sueño en algunas personas y paranoias en otras

Gracias a un estudio realizado el 5 de julio en la Universidad de Ontario Occidental (Canadá), la ciencia está un paso más cerca de responder esta pregunta: ¿por qué a algunas personas el cannabis les da sueño y a otras les provoca paranoias?

El estudio fue publicado en la revista Scientific Reports y es uno de los pocos que analizan lo que se consideran “efectos psicológicos divergentes” del ingrediente psicoactivo del cannabis, el THC, y ofrece una pequeña explicación al respecto.

Utilizando ratas, el estudio halló pruebas de que la reacción psicológica al cannabis depende de qué parte del cerebro de un individuo sea más sensible al THC. Si la parte más sensible es la parte frontal, consumir cannabis provoca sensaciones de recompensa (relajación, disminución de ansiedad y felicidad). Si la parte más sensible al THC es la parte posterior, provoca reacciones negativas, como paranoias y terrores.

“Un descubrimiento muy innovador”

Este estudio se adentra en territorio aún inexplorado, explica el doctor Steven R. Laviolette, uno de los autores, a Yahoo Lifestyle. “No se sabe mucho sobre por qué hay reacciones tan distintas al THC”, reconoce. “Sí se sabe mucho sobre los efectos a corto y largo plazo, pero muy poco sobre las áreas específicas del cerebro responsables de controlar de forma independiente esos efectos”.

Este estudio, por tanto, supone un paso adelante. “Se trata de un descubrimiento muy innovador”, asegura Laviolette. Este proyecto, encabezado por el doctor Christopher Norris, da la razón a todos aquellos que aseguran sufrir efectos negativos al consumir cannabis. Profundizando un poco, los autores descubrieron que, en ciertos casos, los consumidores pueden sufrir síntomas similares a la esquizofrenia.

El estudio toma un camino distinto con respecto a otros trabajos previos para explicar los distintos efectos psicológicos del cannabis, incluido un estudio de 2014 de la Universidad de Oxford, que sugiere que influyen factores como la autoestima. La investigación de Norris y Laviolette sugiere que la reacción escapa al control del individuo y que depende más de la genética. Para quienes sufran reacciones negativas al consumir cannabis, posiblemente sea una buena noticia.

“En cuanto descubramos las vías moleculares que provocan esos efectos en diferentes áreas, a largo plazo se podría intentar modificar la fórmula del THC para que no active esas vías. Ese es el verdadero objetivo a largo plazo”, especula Laviolette.

El siguiente paso para el investigador y sus colegas es tratar de replicar esos resultados en el cerebro humano, algo que no es tarea fácil. Sin embargo, por ahora se conforman con que su estudio eduque a los usuarios y les ayude a tomar decisiones informadas. “Hay que ser conscientes de que estamos empezando a desentrañar algunos de los detalles más complejos sobre cómo afecta el cannabis al cerebro. Controla tu uso y ve al médico si sufres efectos secundarios negativos”, aconseja.

Fuente: Huffpost

Te recomendamos: Efectos tóxicos del cannabis tras la legalización en EE UU