Diferencia entre un coffeeshop y un dispensario

252

Tanto los coffeeshops como los dispensarios venden cannabis de forma legal, pero ahí terminan sus similitudes.

Diferencia entre un coffeeshop y un dispensario

Los coffeeshops holandeses llevan atrayendo aficionados al cannabis desde los años 70. Los dispensarios, por otro lado, han empezado a aparecer en Canadá y Estados Unidos en los últimos años.

Pero su antigüedad no es lo único en lo que se diferencian. En este artículo, analizamos las diferencias entre dispensarios y coffeeshops, y lo que se puede esperar de ambos.

COFFEESHOPS: LA BASE DEL TURISMO HOLANDÉS

Los archiconocidos coffeeshops de Holanda nacieron en la década de los 70, cuando el gobierno de este país se dio cuenta de que la creación de una sociedad sin drogas era algo imposible. Por lo que adoptó un enfoque más abierto y centrado en la reducción de daños, en lugar de penalizar a los consumidores y permitir la existencia de un mercado negro de sustancias como el cannabis y el hachís.

Bajo esta nueva política de tolerancia (o «gedoogbeleid»), el gobierno holandés legalizó la venta de marihuana y hachís a través de coffeeshops autorizados. En la actualidad, estos establecimientos son la base del turismo holandés, y atraen millones de turistas a Ámsterdam y a otras grandes ciudades.

Los coffeeshops suelen ir desde pequeños establecimientos modestos a grandes locales llamativos, como el Bulldog en el barrio rojo de Ámsterdam. Los que están situados en el centro suelen atraer más turistas, mientras que los más apartados de las zonas céntricas atraen más a los residentes. Algunos locales, como Boerejongens, ofrecen un ambiente exclusivo y venden productos selectos (como una línea completa de Amsterdam Genetics). Pero, en esencia, los principios por los que se rigen los coffeeshops son siempre los mismos; cualquiera puede entrar y comprar un poco de marihuana.

Te recomendamos: Las mejores apps para el consumo y cultivo de marihuana

Loading...