El Dr. Raphael Mechoulam explica su último descubrimiento

44

El profesor Raphael Mechoulam, también conocido como el «padre de la investigación del cannabis«, reveló su último descubrimiento, el éster metílico del ácido cannabidiólico (EPM301), hace solo unos meses. La introducción de este nuevo compuesto patentado (moléculas de cannabinoides a base de ácido sintéticas y totalmente estables) provocó una ola de entusiasmo en torno al futuro del cannabis medicinal.Dr.-Raphael-Mechoulam

El compuesto en cuestión se presentó al mundo en asociación con EPM, una empresa de biotecnología global con sede en los EE. UU. Que tiene como objetivo cerrar la brecha entre la industria del cannabis y la farmacéutica.

Durante una conversación exclusiva reciente, el CEO Reshef Swisa y el Dr. Mechoulam, compartieron la historia del viaje detrás de este proceso revolucionario y su importancia en la evolución del uso del CBD como fármaco farmacéutico.

Conoce EPM301

“EPM desarrolló un método para trabajar con las sustancias originales del cannabis”, explicó el profesor. “Entonces, mientras todo el mundo habla de THC y CBD, estos cannabinoides son en realidad una sustancia secundaria; solo aparecen más tarde en la planta.

“Originalmente hay un ácido que aparece en la planta, y esos ácidos son estos misteriosos mundos de compuestos que son mucho más potentes que los cannabinoides”, agregó.

Sin embargo, estos ácidos cannabidiólicos eran inestables y, por lo tanto, inútiles en el desarrollo de fármacos farmacéuticos. Hasta ahora, eso es.

La reciente revelación de Mechoulam surge del desarrollo de un método que permite modificar los ácidos de una manera que los mantiene lo suficientemente estables como para permitir su uso a gran escala. Esto abre la puerta a más experimentos farmacéuticos, explicó el profesor.

“Tomamos un ácido cannabidiol y lo estabilizamos mediante un procedimiento químico simple, llamado esterificación; entonces el compuesto es estable”, explicó Swisa.

Luego, el equipo «comenzó a observar las actividades de este compuesto … y descubrió que este compuesto en particular causa la supresión de la ansiedad y la supresión de las náuseas», continuó, y agregó que esto podría marcar una gran diferencia en los pacientes con cáncer que reciben quimioterapia, así como en los pacientes. Con EII (enfermedad inflamatoria intestinal) o psoriasis.

Innovando a los 88

Que el CBD y el THC pueden ayudar con una larga lista de afecciones, desde la inflamación y la ansiedad hasta la depresión y las náuseas, se sabe desde hace bastante tiempo.

De hecho, Mechoulam fue posiblemente el académico más importante en arrojar luz sobre los principios activos de la planta de cannabis en la década de 1960, cuando su trabajo en el Instituto Weizmann lo llevó al descubrimiento del sistema endocannabinoide humano, coronándolo como el “padre de la investigación del cannabis «.

Pero el descubrimiento más reciente del investigador de 88 años presenta al ácido cannabidiólico como un compuesto mucho más potente que el CBD o el THC, sin efectos secundarios negativos conocidos.

“Necesitamos urgentemente nuevos medicamentos para varias enfermedades y algunos de los medicamentos disponibles pueden ser bastante buenos, pero en última instancia causan efectos secundarios”, dijo, refiriéndose a la mayoría de los medicamentos farmacéuticos no naturales, que en el mejor de los casos son semisintéticos.

“Actualmente, tenemos dos grupos de compuestos que necesitan un reemplazo: estos son los esteroides y los opioides. Creemos que el cannabis tiene la capacidad de introducir reemplazos en estas familias”.

Una alternativa a los esteroides y opioides

Si bien el CBD se ha considerado una alternativa a los medicamentos recetados adictivos durante varios años, la patente de EPM sobre el uso de ácido cannabidiólico es la primera en demostrar que estos medicamentos  pueden  esencialmente sustituirse sin cambios importantes en su eficacia.

“Comparamos nuestro compuesto no solo con los cannabinoides, sino con los medicamentos existentes que se aplican hoy”, explicó Mechoulam. “Entonces, por ejemplo, en IBD comparamos nuestros compuestos con dos productos convencionales: uno es la prednisona (los esteroides) y el otro es un fármaco biológico. Y en ambos logramos demostrar que la actividad de nuestro compuesto es muy similar a la común”.

El investigador es optimista en lo que respecta al futuro.

«Espero sinceramente que algún día tengamos, en los próximos años, un derivado del ácido cannabidiólico en el mercado en paralelo al propio CBD».

Pero también advirtió de la importancia de clasificar y regular correctamente los medicamentos para su uso médico, a fin de evitar efectos secundarios no deseados.

“Las empresas deben tener cuidado cuando toman compuestos y afirman terapias. Necesitan hacerlo de acuerdo con la regulación para crear consistencia en el lenguaje… porque la gente confunde el uso recreativo con el uso medicinal y no necesariamente busca una indicación específica, con una dosificación específica”, finalizó.

Loading...