En Argentina solicitan legalizar la producción de aceite de cannabis

207

En la actualidad, la ley 27.350 impuesta en Argentina, sancionada de forma parcial en 2017 por el Senado, establece que para obtener aceite cannábico en la región se debe importar desde los Estados Unidos, lo cual tarda unos seis meses su llegada al país, generando que exista una producción nacional de manera artesanal o “ilegal” por personas que cultivan en sus hogares, y un mercado “negro” que le da inmediatez a la causa.

Aceite de cannabis medicinal
Aceite de cannabis medicinal

El doctor argentino, Marcelo Rubinstein, representante de Conicet ante el Programa de Cannabis Medicinal de la Secretaría de Salud de la Nación, durante la jornada “Cannabis y Salud” realizada en La Plata, detalló que en la actualidad cuenta con 74 pacientes con epilepsia refractaria a los ha recetado cannabis medicinal.

Rubinstein también señaló que a pesar de que hay pocas evidencias científicas contundentes acerca de cómo es que actúa la marihuana en los tratamientos médicos, a medida que la gente cuenta sobre la eficacia de los productos derivados de esta planta, la opinión pública va cambiando.

En este sentido, el especialista también consideró que la Ley de Cannabis Medicinal “no solucionó hasta el momento las necesidades de los pacientes” porque no se autorizó un “circuito legal de producción y fabricación, control de calidad y venta del aceite”, por lo que el Estado “estimula la aparición del mercado negro”.

Te podría interesar: Puerto Rico entregará Licencias de cannabis por Internet

Rubinstein agregó que “cuando las madres peticionaron a los legisladores una ley que las ampare para poder medicar legalmente a sus hijos y aliviar sus problemas, hubo una respuesta y sancionaron la Ley 27.350 en 2017”.

Enfoque médico

Para los pacientes en tratamiento, la resolución establece que deberán llenar un formulario a través de la página web de la Anmat suscripto por el médico tratante consignando el resumen de historia clínica del paciente, tratamiento recibido y esquema farmacológico, además de indicar la dosis requerida, tiempo estimado de tratamiento y cantidad de frascos recetados.

La ley prohíbe comprar productos nacionales

El objetivo central de esta legislación es “establecer un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor, de la planta de cannabis y sus derivados, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud”.

El aceite de cannabis o CBD no tiene efectos psicoactivos (un derivado no intoxicante del cannabis), conteniendo menos de 0.05 por ciento de THC, el estupefaciente asociado al uso recreativo de la marihuana, que “es lo que se busca separar con las investigaciones en Argentina, ya que la producción casera no es objetiva y puede contener hasta toxinas cancerígenas” precisa una fuente.

Rubinstein opinó que esa norma “fomenta la investigación médica y científica en cannabis medicinal y no les sirvió a los pacientes que la pedían” porque “Argentina prohíbe cultivar la planta” o comprar productos nacionales, ya que no están autorizados y aprobados.

“La construcción es colectiva. Necesitábamos una salud pública que nos integre. La planta es nuestra esperanza. Es nuestro deber como ciudadanos defender y elegir nuestros tratamientos. Tenemos que comprometernos a la legalización de esta terapia para tener una salud inclusiva humanitaria y género”, puntualizó Rubinstein.

Loading...