Mantequilla cannábica

La producción de esta mantequilla de cannabis conlleva el riesgo de acabar con un excelente y potente producto. Sé consecuente y ve de menos a más, hasta que logres el efecto deseado. A veces los efectos tardan hasta 3 horas a aparecer. Espera un rato largo antes de tomar más.

Ingredientes para la mantequilla

  • 28 g de recortes curados (preferiblemente las hojas pequeñas de los cogollos)
  • 14 gr de cogollo (de la calidad que prefieras)
  • 250 gr de mantequilla salada (mayor punto de fusión)
  • 300 ml de agua (más unos 50ml por cada hora de coción)

Leer también: Realiza tu propia leche cannábica

Preparación

  •  No es necesario que utilicemos solo cogollos, podemos hacerlo con las hojas con más resina, o mezclando cogollos y hojas.
  • Lo primero que deberemos hacer será hervir nuestra hierba en agua, a fuego muy suave durante 20 minutos, ya que podemos estar tranquilos que en el agua no suelta el THC. De esta manera conseguiremos quitarle el sabor a clorofila y casi todas las impurezas, dejándolo listo para poder hacer la mezcla con la mantequilla.
  • Una vez tengamos nuestra hierba ya limpia de impurezas, el siguiente paso será hervir la mantequilla en agua al fuego mínimo, siempre evitando que el agua esté en ebullición
  • Una vez la tengamos completamente derretida, procederemos a echarle nuestra hierba. Deberemos tenerlo siempre al fuego mínimo, y no dejar de remover en ningún momento, y veremos cómo poco a poco va cogiendo un color más verdoso. Deberemos remover durante unos 30 minutos, hasta que tengamos una mantequilla uniforme y homogénea.
  • Cuando estemos seguros de que nuestra hierba ha soltado todo su juego y que ya tenemos una pasta homogénea y verdosa, es el momento de filtrarla con un colador, para asegurarnos que no nos queda ningún tipo de rastrojo.
  • Deberemos dejarlo enfriarse a temperatura ambiente un par de horas, para después meterlo en la nevera y dejarlo reposar 24h. Nos quedará una capa de mantequilla flotando sobre el agua, con una textura muy similar a que compramos, pero de un color mucho más verde.