Tecnología robótica en el desarrollo de la industria cannábica

195

La empresa Canndescent, con una extensa gama de productos cannábicos, ha sido la primera en apostar por la tecnología robótica, empleando un pequeño vehículo autónomo para patrullar por la noche en su plantación de California. Por el momento, su misión es detectar si hay algún intruso y, en caso de que fuera así, alertar al equipo humano para que actúe.

Tecnología robótica en el desarrollo de la industria cannábica
Tecnología robótica en el desarrollo de la industria cannábica

Los robots cada vez tienen más presencia en nuestra sociedad, hasta tal punto que las predicciones futuras sobre el empleo aseguran que llegará el día en que una máquina inteligente sea capaz de desempeñar nuestro trabajo.

Ya existen tareas en las que los robots están sustituyendo a los humanos, desde los brazos robóticos de algunas fábricas hasta los que utilizamos para librarnos de las labores domésticas. Incluso han llegado al mundo del cannabis para convertirse en vigilantes de los cultivos.

Estos robots guardianes, que utiliza Canndescent, fueron creados por la tecnológica Sharp Intellos. Según Todd Kleperis, CEO de Hardcar Segurity, empresa responsable de la seguridad en la plantación, se está valorando la posibilidad de integrar en estas máquinas una nueva funcionalidad: echar un espray de pimienta a los posibles asaltantes.

Aun así, estos robots son altamente eficaces: ahorran tiempo y permiten minimizar el riesgo humano que supone el trabajo de vigilancia. Algunas empresas de seguridad, como la asiática Ademco Security Group, han anunciado recientemente un nuevo servicio por el que alquilan las máquinas para patrullar en entornos diversos.

No solo ellos

Canndescent no ha sido la única en contar con la inteligencia artificial para su negocio cannábico. La distribuidora de marihuana Eaze hizo una demostración de un dron repartidor en la Cannabis Cup So-Cal en San Bernardino (California). Aunque esta apuesta todavía está en pruebas, la intención de Eaze es utilizarla lo antes posible para agilizar sus repartos por todo el estado.

Al igual que en cualquier fábrica, la automatización también ha llegado a la industria del cannabis. La empresa Smokey Point Productions, de Arlington (Washington), se ha servido de la tecnología robótica para muchas tareas de su proceso de cultivo. Por ejemplo, siembran las semillas de forma automatizada y cuentan con sistemas de riego, iluminación y fertilización automáticos. “Esto me ahorra tener a una persona que mezcle los nutrientes y lo haga de forma manual”, especifica su presidente, Brian Lade.

Incluso para las tareas de la selección de la marihuana cuenta con mecanismos que agilizan las tareas. Empieza utilizando una peladora de cogollos para procesar la planta y completa el manicurado con un aparato manual. Ya en el siguiente paso, un empleado coloca el producto en el envase y otra máquina hace el resto: cierra, sella con código de barras, lo cuenta y lo deposita en una caja directo para llevar a la tienda.

Esta tendencia por el crecimiento la comparten otras muchas empresas a medida que la legalización de la hierba se extiende. Apostar por la tecnología y contar con máquinas inteligentes que les faciliten las tareas les permitirá ser más eficientes y rentables en sus nuevos negocios.

Te podría interesar: Canopy sigue ampliando su mercado en Europa

Loading...