Nos ahogamos en plástico y el cáñamo podría ser la solución

608

En los últimos años ha habido un rápido aumento en la conciencia global de la contaminación plástica. El mundo comienza a tomar nota del tamaño de su problema de residuos plásticos y está adoptando medidas. La Unión Europea prohibió el plástico de un solo uso en marzo, y otros países como Australia están considerando hacer lo mismo. Los consumidores y legisladores buscan reducir o eliminar el uso de todos los materiales plásticos a base de petróleo.

Nos ahogamos en plástico y el cáñamo podría ser la solución

En México, al menos 10 estados han dado un paso adelante para legislar la prohibición de los plásticos, popotes y artículos desechables, medida que supone un retoque para que la población migre a las opciones biodegradables y disminuya la generación de basura.

Estados Unidos también se ha sumado a esta medida, ya que después de Hawái y California, Nueva York es el tercer estado en el país en el que se prohíbe que los servicios comerciales ofrezcan bolsas de plástico a sus clientes, como una medida de protección al medioambiente.

Aunque estos movimientos son una gran noticia para el planeta, a algunos les preocupa que esto cree algo de vacío. El plástico, en sus múltiples formas, es un material esencial con tantas aplicaciones, no solo a nivel de consumidor, sino también industrial ¿Podrías ser el cáñamo ser la solución?

Te puede interesar: El liderazgo de Australia en el mercado de cannabis medicinal

¿Qué es la solución bioplástica a base de cáñamo?

Los comentaristas de CBINSIGHTS, estiman que abordar el problema plástico del mundo costaría alrededor de 80 a 120 mmdd. Estos números estimulan a muchos a encontrar soluciones innovadoras y alternativas plásticas, incluso dentro de la industria del cáñamo.

Los materiales bioplásticos a base de cáñamo podrían reemplazar a los plásticos en varios usos, ya que se utilizan para producir desde botellas y juguetes, hasta artículos para el hogar e incluso componentes industriales.

El bioplástico a base de cáñamo no es nada nuevo: los bioplásticos de cáñamo se desarrollaron poco después de los polímeros a base de petróleo en la primera mitad del siglo XX.

El cáñamo se puede utilizar para crear un biocompuesto reforzado con fibra: una matriz de polímero reforzada con fibras de cáñamo. El resultado es un producto duradero que se ve y se siente como los plásticos de polímeros a base de combustibles fósiles que los consumidores están acostumbrados a comprar.

Hasta la fecha, el principal usuario de los bioplásticos a base de cáñamo ha sido la industria automotriz, pero este material versátil tiene usos potenciales en muchos sectores. Hemp Business Journal ha predicho que para 2022, la industria de bioplásticos de cáñamo alcanzará los 28 mdd.

Cualquier tipo de bioplástico tiene ventajas significativas para el medio ambiente. A diferencia de los polímeros tradicionales, no están hechos de combustibles fósiles y no producen dióxido de carbono cuando se descomponen. Como el mundo enfrenta una crisis climática, los bioplásticos podrían ser una parte esencial de la solución climática.

Además, la mayoría de los bioplásticos (incluidos los bioplásticos a base de cáñamo) son biodegradables, lo que significa que no contribuirán a los niveles agobiantes de desechos plásticos y contaminación en todo el planeta.

El cáñamo es una materia prima ideal para los bioplásticos. Necesita menos agua y pesticidas, en comparación con otras materias primas como el algodón y el maíz, lo que lo hace aún más respetuoso con el medio ambiente. Su rápido ciclo de crecimiento y su alta proporción de fibra por acre también lo convierten en un cultivo altamente rentable para los productores. Con concentraciones de celulosa de 65 a 75 por ciento, el cáñamo es una de las mejores fuentes de fibras bioplásticas.

Loading...