Renew Sports Car, el automóvil de cáñamo 4 veces más ecológico que un carro eléctrico1º

480

La carrocería del Renew Sport Car está compuesta de 100 libras (45 kilos) de cáñamo industrial. Estas hojas de cannabis, estrechamente tejidas, hacen que el cuerpo del auto sea 10 veces más fuerte que el acero. Además, el proceso de fabricación utilizado para construir el automóvil es “neutral en emisiones de carbono”, lo que significa que no afecta a la atmósfera con gases adicionales y dañinos.

Renew Sports Car, el automóvil de cáñamo 4 veces más ecológico que un carro eléctrico1º

Por si fuera poco, conducirlo contamina 75 por ciento menos que un carro eléctrico. Según Bruce Michael Dietzen, su creador, la inspiración surgió del viejo modelo de Henry Ford, construido también con este material, solo que en el aspecto estético agregó su amor por los autos deportivos de los años 50 y por supuesto, mejoras tecnológicas. A continuación, te presentamos sus características. Pero primero revisemos un poco la historia.

Cualquier experto en la historia del cannabis podría decirte con orgullo que el primer automóvil original de cáñamo fue introducido por Henry Ford en 1941. Este carro estaba hecho de cáñamo, soja, paja de lino, ramio y era propulsado por combustible de cáñamo, elaborado a partir de desechos agrícolas. Henry Ford, al igual que George Washington y Thomas Jefferson, cultivaba cáñamo y se sintió atraído para crear el auto. En aquel entonces, no tanto por estar preocupado o comprometido con el medio ambiente, sino por ayudar a los agricultores estadounidenses que tenían dificultades. A través de este esfuerzo, Ford, sin darse cuenta, casi allanó el camino para autos sostenibles neutros en carbono. No obstante, su descubrimiento quedó oculto durante más de 75 años.

De acuerdo con Dietzen, probablemente todos conduciríamos autos de cannabis si no fuera por la Segunda Guerra Mundial. Ford había estado trabajando en su coche de cannabis durante 12 años. Pero solo unos meses después de debutar su automóvil, el presidente Roosevelt visitó a Ford, en Dearborn y lo convenció de que dejara de fabricar automóviles y construyera bombarderos. Así que, durante la guerra, eso es exactamente lo que hizo Ford. Durante ese período, sufrió varios ataques y luego falleció poco después de que terminara la guerra. Varios años más tarde, su prototipo de cáñamo fue destruido por alguna razón no documentada, y el mayor logro de Henry Ford casi se perdió en la historia.

Bruce Dietzen mencionó en una entrevista para The Ministry of Hemp que Henry Ford fue el Steve Jobs de su época, pues pensaba a futuro. Por lo tanto, decidió seguir sus pasos. Investigó en profundidad el modelo de Ford y con la ayuda de su amigo, Brandon Pitcher, de Hemp Circle Industries y su red de analistas, sometió a prueba de ácido qué tan verde sería realmente. El resultado dejó a ambos bastante sorprendidos.

Henry Ford había descubierto hace casi 75 años cómo hacer autos con cáñamo que resultaban cuatro veces más ecológicos incluso que los vehículos eléctricos de hoy. Fue entonces cuando Dietzen decidió que tenía que construir su propio automóvil de cáñamo.

Te recomendamos: Los regalos de marihuana están de moda, pero con precaución

¿Cuatro veces más verde que un auto eléctrico?

Un estudio realizado en 2015 por la Unión de Científicos Preocupados (UCS), concluyó que la Huella de Carbono de por Vida (LCF, por sus siglas en inglés) de los vehículos eléctricos actuales es aproximadamente la mitad que la de los automóviles de gasolina. Sin embargo, la UCS no consideró que los vehículos eléctricos necesitan un segundo juego de baterías de iones de litio para alcanzar el promedio de millas recorridas de un vehículo de hoy en día de 227,200 millas.

Una vez que se toma en cuenta un segundo juego de baterías, los vehículos eléctricos tienen una Huella de Carbono de por Vida que constituyen 66 por ciento, comparado con los automóviles de gasolina.

Loading...