El cannabis y el cáncer

El cáncer es la causa mas frecuente de muerte en los países industrializados del mundo.

El cannabis y el cáncer

Todas las células de nuestro organismo se multiplican en función de la información que contiene su código genético. Siguiendo esas instrucciones que se codifican en los genes, se pueden dividir dando lugar a células sanas y funcionales en cada uno de los diferentes tejidos de nuestro organismo.

¿ Pueden ser los cannabinoides efectivos frente a algún tipo de cáncer?

Sabemos que hay cannabinoides con propiedades antineoplásicas o antiproliferativas. También conocemos incluso algunos de los mecanismos de acción a nivel molecular, lo que facilita el poder predecir cómo actúan y sus efectos terapéuticos, en relación a los posibles efectos secundarios que, como sabemos, tienen la mayoría de los medicamentos, incluidos por supuesto los quimioterápicos, siendo en este caso uno de los tratamientos mas tóxicos a los que hay que someterse para tratar la enfermedad oncológica.

Los cannabinoides inhiben la formación de nuevos vasos en el tumor, lo que determina que, al no recibir la sangre suficiente para crecer, se inhibe su crecimiento. Este fenómeno se denomina inhibición de la angiogénesis.

Los cannabinoides, así mismo, inducen la apoptosis o suicidio celular de las células tumorales, respetando la viabilidad o supervivencia de las células sanas. Hay diferentes estudios que así lo demuestran.

Esta especificidad de acción, solo a nivel de las células cancerosas, es la que se busca con los quimioterápicos, que solo hagan diana en las células cancerosas, respetando las sanas. También se describen propiedades en cuanto a la reducción de posibilidades de metástasis cuando se utilizan cannabinoides.

Está claro, pues, que tienen propiedades antineoplásicas. Se ha descubierto que el CBD en concreto inhibe la acción de una proteína llamada ID, la presencia de la cual determina mayor agresividad y posibilidades de metástasis tumorales. Esta proteína se presenta en varios subtipos, de los cuales el ID1 e ID3, son los inhibidos por el CBD. Son los subtipos que precisamente tenemos que inhibir en los procesos oncológicos.

¿Cómo pueden manejar los cannabinoides los pacientes oncológicos ?

En primer lugar tenemos que aconsejar la supervisión médica del tratamiento, sobre todo si no hay experiencia previa en el consumo de cannabis.

Es importante descartar contraindicaciones y valorar las posibles interacciones del tratamiento prescrito por el oncólogo. Recordemos que el uso de cannabinoides es complementario al tratamiento oncológico. No tenemos datos concluyentes como para aconsejar al tratamiento con cannabinoides como monoterapia o terapia única.

Tenemos que diferenciar el uso paliativo de los cannabinoides, que tendría por finalidad controlar o mejorar la sintomatología que presenta el paciente, del uso con finalidad antitumoral, que muchos pacientes buscan, ya que han accedido a información en la que se indica que dosis «altas» de cannabinoides, sobre todo THC, pueden «curar el cáncer».

Actualmente desconocemos exactamente qué dosis tenemos que usar, qué cannabinoides tenemos que usar, y durante cuánto tiempo los tenemos que usar, para los 200 tipos de cáncer diferentes que reconoce la OMS.

Te recomendamos: Cannabinoides y destino celular en el cerebro