Marihuana medicinal: ¿Quiénes la están usando, cómo ayuda y qué dice la ciencia?

La marihuana medicinal se ha legalizado en 33 estados y muchos expertos médicos han aprobado su uso para afecciones médicas que están afectando a los adultos mayores de 50 años en Estados Unidos. Este año, la Junta Directiva de AARP consideró la evidencia emergente que sugiere que la marihuana puede ser útil para tratar ciertas condiciones y sintomatologías médicas.

¿Quiénes la están usando, cómo ayuda y qué dice la ciencia?

La Junta Directiva de AARP aprobó también una política en apoyo del uso medicinal de la marihuana en los estados que la han legalizado. También respalda más investigaciones sobre el uso médico de los cannabinoides para ayudar a los síntomas de las enfermedades y los efectos secundarios de los tratamientos. A continuación, siete hechos básicos que debes saber:

LO BÁSICO

Si tu encuentro más reciente con la marihuana es una bolsita de hojas, ramas, semillas y capullos secos, eres el típico consumidor adulto mayor de marihuana medicinal hoy en día: un poco anticuado. Hay que asimilar siete datos básicos a fin de entender la situación actual.

1. Estás por tu cuenta

Tal vez pienses, si es “medicinal”, un médico me ayudará a navegar el nuevo mundo verde. Ese a menudo no es el caso. Algunos consumidores como Bette Stone tienen un médico de marihuana medicinal que les explica los productos y les muestra cómo usar un cigarrillo electrónico. Pero descubrí que eso es poco común. “Los adultos mayores piensan que habrá una receta médica esperándolos en el dispensario, como en una farmacia”, dice Rick McKnight, de 72 años, un ejecutivo de ventas jubilado de Ocala, Florida, quien usa marihuana para aliviar el dolor de cadera. “No es así. Obtienes tu tarjeta de marihuana medicinal.

Los dispensarios ofrecen una variedad asombrosa de productos.

Es como un viaje a una tienda de dulces solo para adultos, repleta de tinturas y aceites, cigarrillos electrónicos y “flores” (marihuana seca), rociadores bucales y parches para la piel, bonitas trufas de chocolate, galletas perfumadas con canela, y bebidas gaseosas, bálsamos y lociones, todo lo cual contiene los ingredientes activos del cannabis. Lo que se vende varía según el estado, y las muestras gratis y el uso en la tienda son ilegales. (“No abras eso aquí adentro”, me advirtió la empleada de un dispensario de marihuana con fines recreativos en Boulder, Colorado, mientras empacaba mis chocolates de cereza con infusión de cannabis, que costaron $19).

Te recomendamos: Cómo influye el ADN en el efecto del cannabis

3.  La marihuana de hoy en día es superpotente.

“Esta no es la marihuana que se fumaba en las habitaciones de los dormitorios universitarios en la década de 1970”, dice Staci Gruber, directora del programa Marijuana Investigations for Neuroscientific Discovery (MIND) en McLean Hospital, afiliado con Harvard, en Belmont, Massachusetts.

“Tienes que tener cuidado”. Durante décadas, los productores clandestinos de marihuana han sembrado plantas híbridas y seleccionado las de mayor potencia para crear una hierba más poderosa. Los hallazgos de estudios demuestran que el promedio de los niveles de delta-9-tetrahidrocannabinol, o THC el compuesto responsable por la euforia que causa la marihuana— en cannabis era de un 4% en 1995 y aumentó a un 17% para el 2017.

No se ha detenido allí. Puedes comprar bolsas selladas y cigarrillos con cepas de marihuana con hasta un 28% de THC, y concentrados con entre un 85 y un 90%. Por suerte, están disponibles muchos productos que son bajos en THC y altos en cannabidiol, o CBD —el otro compuesto principal del cannabis.