Por qué nunca debes tomar opioides y cannabis juntos

Con más de 50 millones de estadounidenses que sufren dolor y alrededor de 16,1 millones de estadounidenses que sufren de depresión, estas enfermedades silenciosas claramente necesitan una forma de tratamiento mucho más efectiva y segura.

Los opioides están siendo distribuidos por los médicos como si fueran dulces: opioides para el dolor de todo tipo, ansiedad y depresión. Pero nuestros cuerpos no están diseñados para manejar opioides. Estas drogas son extremadamente peligrosas, adictivas y pueden ser fatales.

Es por eso que tanta gente está recurriendo al cannabis como una forma alternativa de tratamiento. A diferencia de los opioides, los receptores endocannabinoides del cuerpo están diseñados para asegurar los beneficios terapéuticos de los cannabinoides. Y el cannabis es completamente seguro.

Pero si estás pensando en mezclar los dos, no deberías.

Una nueva investigación publicada en el Journal of Addiction Medicine acaba de revelar que, si bien las personas que mezclan opioides y cannabis no experimentan un aumento en el alivio del dolor, provocando más ansiedad y depresión.

Los investigadores se propusieron analizar el impacto de mezclar ambas sustancias para aliviar el dolor encuestando a 450 adultos que sufrieron de dolor moderado a intenso durante más de 3 meses. Algunos de los sujetos usaron solo opioides para aliviar el dolor, mientras que otros combinaron tanto la marihuana como los opioides. Los investigadores encontraron que los sujetos que consumieron ambos aparentemente también terminaron consumiendo más alcohol, cocaína y tabaco en comparación con sus contrapartes que solo tomaron opioides.

No es sorprendente, ya que muchas personas terminan recurriendo a estas sustancias nocivas como una forma de adormecer la ansiedad y la depresión. Sin embargo, eso no significa que sea eficaz: solo genera más ansiedad y se convierte en un círculo vicioso.

«Dado que el cannabis potencialmente tiene propiedades analgésicas, algunas personas recurren a él para controlar su dolor», explica el investigador Andrew Rogers, de la Universidad de Houston.

Te recomendamos: ¿Por qué tener más dispensarios de cannabis salva vidas?

Compartir