PainKiller de cannabis

209

Hoy te enseñaremos a elaborar un fascinante cóctel cremoso con una mezcla de sabores cítricos y dulces, que de seguro te cautivaran.

Suculento PainKiller de cannabis
Suculento PainKiller de cannabis

Lo primero que hay que saber es que Painkiller significa “analgésico”, por lo que su denominación tuvo que darse por la sensación de bienestar o su eficacia a la hora de olvidarte de los problemas, que uno siente cuando disfruta del trago.

Estamos hablando de un cóctel bastante joven, pues se origina en 1971, cuando Daphne Henderson lo crea en el Soggy Dollar Bar, un mítico bar que estaba en la pequeña isla de Jost Van Dyke, en las Islas Vírgenes Británicas.

La bebida original es una bebida tropical, con una base de frutas de la zona, como crema de coco o zumo de naranja y de piña, y un ron fuerte, que en sus comienzos fueron rones como el Mount Gay o el Cruzan.

Esta receta necesita la infusión del cannabis dentro de la crema de coco para después ser agregada al resto de la bebida.

¿Cómo hacer la Crema de Coco?

Antes de empezar con este proceso hay que descarboxilatar la marihuana. Para la cantidad de cannabis que se debe usar no hay reglas, pero hay que ser responsable y consecuente con los efectos que se puedan tener.

Se debe usar la suficiente crema de coco para sumergir los cogollos dentro. Poner los cogollos y la crema de coco en una olla y dejar hervir a fuego lento durante 2-3 horas. Tras este proceso hay que colar y ya estará lista la crema de coco infundida en cannabis.

Ingredientes del cóctel📑:

  • Crema de Coco
  • Jugo de Naranja
  • Jugo de Piña
  • Nuez moscada
  • Cuña de piña o Rodaja de naranja
  • Ron Oscuro
  • Hielo picado

Preparación🍹:

– Añadir el ron, el jugo de piña, el de naranja y la crema de coco en una coctelera con hielo picado y agitar enérgicamente para mezclar bien los ingredientes.

– Mediante strainer, colar la mezcla en copa Hurricane o Highball, llena con hielo.

– Por último, espolvorear con nuez moscada y decorar al gusto, por ejemplo, con una cuña de piña o una rodaja de naranja, una guinda de maraschino y una pajita.

El resultado debe de ser una mezcla de un color crema clara pero consistente, que ofrece aromas a ron, y en boca tiene una refrescante entrada con notas cítricas y un final largo que deja un sabor a coco dulce.

Si aún no has hecho el PainKiller, no esperes más y disfruta de este gran clásico de la coctelería, un trago ideal para cualquier tarde soleada o noche veraniega.

También te recomendamos: Mai Tai con sirope de cannabis

Loading...