Estatus mundial de la legalización del cannabis

En octubre de 2018, Canadá se convirtió en el segundo país después de Uruguay —y la primera nación del G7— en legalizar el uso recreativo del cannabis. Encabezados por el primer ministro Justin Trudeau, los políticos aprobaron la medida para reducir el acceso de los menores a la marihuana. Entonces, ¿cuál es el siguiente país?.

Estatus mundial de la legalización del cannabis
Estatus mundial de la legalización del cannabis

Centroamérica

«Es casi seguro que México legalizará y regulará el cannabis en 2019«, dijo Tom Blickman, oficial principal de proyectos del Transnational Institute, una ONG internacional de política social con sede en Holanda.

El mes pasado, el Foro de Reglamentación de la Marihuana se reunió para discutir cómo México, un país devastado por la violencia de los cárteles de la droga, está impulsando el decisivo fallo de la Corte Suprema del año pasado, que declaró que «los efectos causados por la marihuana no justifican una prohibición absoluta de su consumo».

«Tenemos muchas esperanzas de que pase a fines de este año», dijo Hannah Hetzer, encargada principal de política internacional y enlace para América Latina de la Drug Policy Alliance, una ONG estadounidense para la reforma de las drogas.

Hetzer agregó que la situación no es tan clara en otros países de la región, con la excepción de Uruguay, que comenzó a vender marihuana legal el año pasado, aunque con estrictas regulaciones con respecto a las ventas en los dispensarios, los cuales no la tienen disponible en gran parte del país.

Más información : México planea la legalización de la droga con el PND

Sudamérica

Colombia, Perú, Argentina, Ecuador y Venezuela han legalizado la marihuana médica o han despenalizado el uso personal en diversos grados, mientras que Brasil, actualmente bajo la administración del presidente Jair Bolsonaro —quien una vez tuiteó que la legalización beneficiaría a «traficantes, violadores y secuestradores»— parece poco probable de realizar una reforma más allá de su asignación médica actual.

Como región, Centroamérica y Latinoamérica son políticamente inestables, pero tienen una historia reciente de políticas progresistas, dijo Steve Rolles, analista principal de políticas de la Transform Drug Policy Foundation. “Las acciones de Estados Unidos serán cruciales. La reforma de Estados Unidos también obligará a las Naciones Unidas a reformarse, y el efecto se sentirá en todo el mundo».

Norteamérica

Todos los ojos están en Canadá. Luego de la legalización, ha habido una escasez de suministros de cannabis del gobierno. En Estados Unidos, los ánimos entre los reformadores son altos, a pesar del reciente fracaso para legalizar el cannabis en Nueva Jersey.

«Hay un amplio apoyo político para aprobarlo en Nueva York, Nueva Jersey y Nuevo México en los próximos uno o dos años«, dijo Jag Davies, director de la Estrategia de Comunicaciones de la Drug Policy Alliance. «Y hay una buena probabilidad de que New Hampshire e Illinois pasen por el proceso legislativo en los próximos años».

Pero el cambio sísmico será un cambio de ley a nivel federal. La mayoría de los candidatos demócratas para 2020 apoyan la legalización, aunque George McBride, director ejecutivo de Hanway Asssociates, una consultora de la industria del cannabis con sede en Reino Unido, aconsejó cautela.

Con diez estados que ya legalizaron la hierba (y otros 33 que la aprobaron para uso médico) y la probabilidad de que algunos estados influyentes lo hagan pronto, la reforma federal parece ser una realidad, independientemente de quién esté en la Oficina Oval.

Oceanía

En diciembre pasado, se aprobó una ley en Nueva Zelanda que permite el uso de la marihuana medicinal. Al mismo tiempo, se anunció la celebración de un referéndum vinculante sobre legalización y regulación, junto con las elecciones generales, en 2020.

“La reforma de la ley sobre el cannabis tiene un apoyo de alrededor del 60% en las encuestas, antes de que tengamos información específica sobre cómo podría ser la reforma de la ley. Eso hace que mucha gente piense que es un ‘trato hecho’, pero la opinión está más balanceada de lo que sugiere esa cifra», dijo Sandra Murray, directora de campaña del movimiento #makeitlegal de Nueva Zelanda.

«El apoyo se encuentra en alrededor del 72% entre las personas menores de 45 años, pero una gran parte de los jóvenes no asiste a votar» sostuvo Murray.

Cerca de allí, Australia ha legalizado el cannabis para uso médico y una encuesta realizada en 2016 por la National Drug Strategy Household sugirió que el 74% de los australianos está a favor de la despenalización.

¿Habrá un efecto dominó continental si Nueva Zelanda vota sí en 2020? «En algunos estados australianos, el cannabis ya está despenalizado y los paraísos hippies como Nimbin son básicamente como pequeños Ámsterdams australianos», dijo Rolles. “Dependerá del próximo gobierno. Canberra está a punto de legalizar el cultivo casero. Australia parece un candidato muy probable para la reforma después de Nueva Zelanda».

Europa

A pesar de los aires de reforma en todo el continente, con muchos países avanzando hacia la despenalización (o la despenalización de facto) y la reforma médica, el progreso a nivel nacional es lento. Excepto para el pequeño Luxemburgo, cuyo gobierno de coalición ya se ha comprometido a legalizar la hierba. «Es muy probable que ocurra al final del mandato de este gobierno, en algún momento entre 2022 y 2023», dijo Blickman.

Hará falta que uno de los países europeos más grandes se suba a bordo para inspirar una sensación de cambio duradero en el continente. España está bien posicionada para romper el sello: tiene una larga historia de tolerancia. «Hay un amplio apoyo para la reforma médica y recreativa«, dijo McBride.

Italia tampoco debería descartarse. «Italia tiene mucho apoyo público para la regulación y tienen su propio sistema llamado ‘cannabis light’, donde pueden acceder al cannabis de muy baja potencia«, dijo Henry Fisher, director científico de Cannabis Europa, un centro europeo de la industria del cannabis.

Holanda recientemente inició un experimento de cuatro años en el que el gobierno suministrará cannabis a cafeterías en un pequeño número de municipios. «Pero podríamos encontrar que algo pequeño como la legalización en Luxemburgo podría inspirarlos a reducir su plan», aclaró Fisher.

En otros lugares, Suiza comenzó una prueba de salud pública de diez años, en la que se planea estudiar a un grupo de 5,000 personas que consumen cannabis legalmente, mientras que Bélgica y Portugal han llevado a cabo con éxito la despenalización y podrían considerarse candidatos aptos para la legalización.

El G7

En cuanto a los miembros europeos del G7, Alemania, Francia y Reino Unido, las cosas se están moviendo, aunque con lentitud. Aun así, la casa de apuestas Ladbrokes predice que la legalización total del cannabis en Reino Unido es probable para el 2024.

Parece probable que Francia se una a Alemania y Reino Unido en la legalización del cannabis medicinal para finales de año. «Una vez que esto ocurra, es probable que haya un rápido efecto dominó», explicó Rolles.

África

Es posible que África sea el continente que más rápidamente está adoptando la reforma generalizada del cannabis. El año pasado, el Tribunal Constitucional de Sudáfrica dictaminó que, en privado, el uso y el cultivo de cannabis —conocido localmente como dagga— no debe ser penalizado. El proyecto aún no se ha redactado formalmente en una ley y los detalles de la decisión se confirmarán en los próximos 18 meses, pero es un desarrollo crucial para la región.

«Algunos países se están posicionando para aprovechar la oportunidad económica, en lugar del acceso de los pacientes o los problemas de derechos civiles», dijo McBride. «Va a evolucionar de manera muy diferente a Norteamérica o Europa; si el factor fundamental es el beneficio económico, más rápido podrá moverse hacia un mercado más grande y más rápido se verá el beneficio. Muchas reformas están tratando de enfocarse en retirar el capital de los países desarrollados y vender productos en Europa».

Asia

Parece poco probable que, a corto o mediano plazo, haya algún tipo de aceptación del cannabis a nivel federal en la India. «Las actitudes oficiales son anti-cannabis en este momento«, dijo Blickman. McBride sugiere que “en ciertas partes de la India, el consumo del cannabis está legalizado de facto y hay mucha innovación regional: las fuerzas policiales evitan perseguir este crimen abiertamente y hay clubes sociales cannábicos».

Hacia el oriente, la marihuana medicinal se legalizó en diciembre pasado en Tailandia. Pero probablemente es todo el progreso que veremos por ahora. “A pesar de la marihuana medicinal, creo que la legalización aún está lejos en Tailandia. Lo menciono teniendo en cuenta el hecho de que las cosas son intrínsecamente impredecibles en el país y la región», dijo Rolles.

Por su parte en Corea del Norte, donde los reportes afirman que está disponible de forma gratuita y que florece en las laderas al igual que el pasto y el trigo, es una imagen de un paraíso cannábico incorrecto: «Es cáñamo industrial», advirtió McBride. «Y eso nunca ha sido ilegal».

Con información de Vice