Limonada cannábica

Una limonada con cannabis bien fría es uno de los grandes placeres del verano. Ideal para disfrutar en la playa.

Ingredientes

3 tazas (0,675 litros) de agua filtrada

3 tazas (0,675 litros) de azúcar granulado

2 cucharadas de glicerina vegetal (de venta en cualquier herboristería)

2 gramos de cannabis (bien molidos)

1 cazo

1 frasco/envase cerrado (un tarro de conserva, por ejemplo)

Un colador o estopilla

Preparación

Echa el agua y el azúcar en el cazo. Ponlo a hervir y asegúrate de que el azúcar se haya disuelto por completo. A continuación añade el cannabis. Este es un paso muy importante, ya que te dispones a descarboxilar el cannabis. Esto significa que estás haciendo que el THC se vuelva «activo».

Mantén la cocción a fuego lento, pero estable, de manera que no dañes el THC. Continúa con este proceso durante unos 20 minutos.

Reduce de nuevo la temperatura hasta que hierva a fuego muy lento. Añade la glicerina y déjalo hervir a la misma temperatura otros 5-6 minutos, removiendo de vez en cuando. Retira el cazo del fuego y déjalo enfriar durante unos minutos. Aprovecha mientras tanto para preparar tu tarro y el colador.

La forma más fácil de hacerlo es estirar la estopilla de forma que cubra la abertura del tarro. Pon una goma elástica alrededor de la misma para que no se mueva de su sitio. A continuación vierte lentamente el sirope de cannabis sobre la estopilla y para cuando el montón de hojas de marihuana que se forma sea demasiado denso. Mete de nuevo las hojas en la olla.

Continúa el proceso hasta que hayas extraído todo el líquido de las hojas. Deja que enfríe.

Te puede interesar: Batido de marihuana cruda