Vinos con cannabis

421

La legalización de la marihuana en el mundo hoy está en debate. Se venden productos con este ingrediente desde una golosina hasta incluso como vino.

Esta sustancia medicinal, el cannabis, se encuentra en un terreno legal complicado, atrapado en el punto de mira contradictorio de las regulaciones federales y estatales de Estados Unidos, a punto de contribuir a categorías completamente nuevas de productos consumibles, incluido el vino infundido con cannabis.

Para entender en profundidad qué pasa en los Estados Unidos, comentamos la nota de Jonathan Cristaldi en la revista SevenFisty Daily, quien expresa que en la carrera por capitalizar todas las formas en que se puede consumir cannabis, sólo un puñado de empresas han puesto su mirada en el vino infundido con cannabis, y solo unas pocas, al parecer, han tenido éxito en llevar un producto al mercado.

De los pocos ejemplos en el mercado, cada uno comienza como un vino a base de alcohol antes de ser desalcoholizado y mezclado con una emulsión con CBD o THC. Los cannabinoides (CBD, THC, etc.) son sustancias oleosas no son solubles en agua. Sin embargo, pueden formularse para ser compatibles con el agua y parecer solubles en agua.

Aaron Silverstein, el director gerente de BevZero , una compañía con sede en Santa Rosa, California, que se enfoca en producir vino, cerveza y otras bebidas desalcoholizadas, dice que si bien el proceso de eliminar el alcohol del vino ha eliminado tradicionalmente los aromas y sabores, el proceso de su compañía «captura» los ésteres, tioles, terpenos y pirazinas en un líquido que él llama «la esencia pura del vino original», para que la nueva bebida sin alcohol «huela muy bien y sepa tan bien como el vino original». En ese momento, está preparada para mezclarse con la emulsión de cannabis.

Muchos de los primeros vinos de cannabis producidos en los últimos años se centraron en infusiones en lugar de emulsiones combinadas. Los dos difieren en que la infusión requiere que las plantas de cannabis se sumerjan directamente en el vino, como hacer té, mientras que las emulsiones son soluciones solubles en agua a base de aceite que se incorporan más suavemente en otros líquidos, como el vino. Las infusiones extraen todo tipo de terpenos, buenos y malos, y algunos de los primeros vinos elaborados de esta manera exhibieron sabores y aromas picantes, desagradables, de pino skunky. Las nuevas tecnologías han permitido eliminar esos sabores no deseados para producir emulsiones aromáticas e incoloras ricas en THC y CBD.

Jamie Evans, quien ha creado un libro de estilo de vida sobre CBD y será publicado en la primavera de 2020 por Fair Winds Press, dice: «El cannabis es una medicina botánica, y realmente afecta a las personas de diferentes maneras. Es fundamental que las marcas sepan exactamente quién es su consumidor para poder adaptar los niveles de dosificación para la audiencia correcta».

Evans cree que las bebidas de microdosificación son probablemente el futuro de las bebidas a base de cannabis. «Si está tomando una bebida con quizás 1 mg de THC», dice, «esa es una dosis baja y súper accesible para los principiantes». Sin embargo, admite que una dosis baja no es para todos.

Un productor, Rebel Coast , hizo su primer lote comercial de un Sauvignon Blanc sin alcohol con infusión de cannabis de Napa Valley a principios de 2018, vendiéndolo por alrededor de 65 dólares al por menor en California. Josh Lizotte, CEO de la compañía, dice que «cuando ingiere nuestro vino de cannabis, se absorbe a través de las membranas mucosas de la boca y luego a través del revestimiento del estómago. Eso significa que el tiempo de inicio es de aproximadamente 15 minutos, que es tres veces más rápido que cualquier otro comestible tradicional en el mercado «.

Rebel Coast emplea al enólogo de Napa Valley, Muiris Griffin, para producir sus vinos. Griffin, produce Sauvage, un Sauvignon Blanc sin alcohol infundido con cannabis (U$S 45) de uvas Carneros AVA; contiene 40 mg de THC por botella de 750 mililitros. Rebel también planea lanzar un blanco brillante y rosado con infusión de cannabis a 20 mg de THC por botella, junto con opciones de 375 mililitros.

El proceso de llevar al mercado bebidas y vinos con infusión de cannabis está plagado de confusión y demandas en constante cambio, casi semanalmente, por parte de las juntas reguladora

Aunque la marihuana medicinal es legal en 36 estados de Estados Unidos, el consumo de cannabis de cualquier tipo sigue siendo ilegal a nivel federal, lo que crea una serie de complicaciones y establece obstáculos en la cadena de suministro para cualquier empresa que intente llevar un vino de cannabis al mercado

Pero dejando a un lado los obstáculos legales, la industria aún enfrenta obstáculos sociales y de suministro. Según BDS Analytics, otro organismo de control de la industria del cannabis, con sede en Boulder, Colorado, el 69 por ciento de los adultos estadounidenses, de 21 años o más, no sabían que existen diferencias en los efectos del THC versus el CBD o eran incorrectos en su comprensión. Se piensa que el futuro de la industria estará centrado por parte de las empresas en educar a los consumidores sobre los productos a base de cannabis y lograr que piensen de manera diferente sobre cómo disfrutarlos.

El pasado 6 de agosto de 2019, en el tercer simposio anual de vino y marihuana en Santa Rosa, California, hubo más productos en el horizonte. Uno de los asistentes fue Alex Klempf, el fundador de Sip Cozy, que planea lanzar al mercado de California un rosado no alcohólico a base de garnacha de U$S 20 que contiene 40 mg de CBD por botella de 750 mililitros.

Sin embargo, sea como sea que se llame en última instancia, y sin importar cómo evolucione, el vino de cannabis está llegando. Y a medida que esta floreciente industria atraviesa todos los obstáculos legales, lucha contra las leyes fiscales y aborda los problemas de salud pública, la industria del vino tradicional tendrá tiempo para evaluar el impacto de estos cannabis.

Fuente: Diario de Cuyo

Te recomendamos: Microsoft se asocia con industria cannábica

Loading...