En Canadá: Legalización superó mercado negro

182

Luego de su legalización en 2018, es habitual ver a tranquilos fumadores en  parques y calles de Toronto, donde ya no temen ser sorprendidos por la Policía. Desde hace medio año, Canadá realiza un experimento sin precedentes en el mundo industrializado: la legalización total del consumo de cannabis.

Su uso recreativo en Canadá, ya es legal.

Mark Zekulin,  presidente y consejero delegado de Canopy Growth, una de las mayores compañías de marihuana del mundo declaró en octubre del 2018, «Es un gran día para avanzar la política pública sobre drogas en todo el mundo. Deberíamos estar muy orgullosos del papel de líderes que estamos jugando» . Desde que pronunció estas palabras, las principales ciudades canadienses han visto aparecer en sus calles tiendas que venden legalmente marihuana.

Aumentan las ventas

Las estadísticas más recientes indican que aproximadamente  5.3 millones de personas, un 18 % de los canadienses en su mayoria adolecentes, ha consumido marihuana en los últimos tres meses. Antes de su legalización, el porcentaje era del 14 %. Otro dato: el 40 % de los consumidores siguen recurriendo al mercado negro.

El Gobierno canadiense tiene previsto antes de finalizar el 2019 legalizar la venta de productos comestibles y bebidas inyectadas con tetrahidrocannabinol (THC, el componente psicoactivo del cannabis) y cannabidiol (CBD que no es psicoactivo y tiene propiedades médicas para el tratamiento de enfermedades como la epilepsia), lo que ampliará enormemente el número de potenciales consumidores.

Te recomendamos leer: Colombia asciende en la Industria del cannabis medicinal

NEGOCIO REDONDO

Heather Conlon, propietaria de Nova Cannabis, una de las cuatro tiendas de marihuana que operan en la zona más céntrica de Toronto, aseguró que «Es un buen negocio», relató su gran impresión, por las largas colas de clientes que aguardaban su turno durante los primeros días de apertura.

Esta empresaria ganó en un sorteo una de las 25 licencias otorgadas para establecer tiendas de venta de productos de cannabis. Sin experiencia en el sector, entendió que el comercio legal de marihuana era una oportunidad real de negocio.

«Mi esposo y yo hemos sido empresarios desde hace 20 años, y en los últimos 10 hemos tenido relaciones con Alcanna en la provincia de Alberta. Cuando en octubre abrieron allí cinco tiendas, lo contemplamos con detenimiento, observamos las colas, escuchamos todos los comentarios y vimos los medios de comunicación. Cuando se presentó una oportunidad aquí en Ontario, decidimos optar por una licencia y ver qué pasaba. Y ganamos», explicó.

PRODUCTO COSTOSO

El pasado mes de mayo, Toronto fue testigo de la Marcha Global de la Marihuana, una protesta que se celebra en la ciudad desde hace 20 años para reclamar la legalización del cannabis. Este año, y a pesar de que ya es legal, se mantuvo la convocatoria.

«La razón por la que tenemos que seguir protestando es porque se ha producido un toma hostil corporativa y se han olvidado de la gente. Muchos pacientes de marihuana medicinal han sido arrollados. Si hubiesen creado un mercado libre e inclusivo, no estaríamos protestando. Pero no lo han hecho. Lo han absorbido, lo han monopolizado y todavía tenemos duros castigos penales», comentó Michael Thomas, un veterano activista de la ciudad.

Thomas también desvela el mayor de los problemas del sistema oficial: el precio. «Un gramo de marihuana en la web del Gobierno cuesta 22,6 dólares, lo que es el doble o cuatro veces más de lo que debería ser y de lo que cuesta en el mercado negro».

Loading...