Inicio Noticias Destacadas En Venezuela legalización de la marihuana sigue siendo tabú

En Venezuela legalización de la marihuana sigue siendo tabú

257

El consumo y posesión de marihuana se sigue considerando en Venezuela como un hecho ilegal y su eventual legalización se ha limitado a propuestas aisladas con bajo impacto en la sociedad.

En Venezuela legalización de la marihuana sigue siendo tabú

Debido a que el país sudamericano es considerado como un puente para actividades de tráfico de drogas hacia Estados Unidos y Europa, el consumo de drogas es castigado con penas carcelarias.

Los códigos penales señalan que la posesión de más de 20 gramos de marihuana o de cinco gramos de la droga modificada genéticamente, sin diferenciar si se obtiene para consumo personal o motivos médicos, son castigados con penas de entre uno y cinco años de cárcel.

Propuesta en la ANC 

Una propuesta presentada a mediados de este año en la Asamblea Constituyente, un órgano controlado por el chavismo y con poderes plenipotenciarios, planteó la despenalización y legalización de la marihuana.

El movimiento Pensando la Marihuana presentó un documento redactado entre otros activistas por Abraham Sosa, el cual señala que su objetivo era generar un debate para despenalizar el uso de la cannabis en Venezuela, considerando que ha sido legalizada en otros países de la región.

Indica que Venezuela es uno de los países donde la penalización del consumo y posesión de esta droga están entre las más rígidas, mientras que el consumo por razones médicas y de recreación ya fue legalizado en otros países.

Sosa dijo entonces que es necesario discutir el tema de la legalización, pues es un debate que se está dando en todo el mundo. Agregó que es “sorprendente” que en Venezuela se mantenga aislada de esta discusión.

Afirmó que la planta en su estado puro es inocua para la salud, por lo que no debe ser objeto de fiscalización. Indicó que su legalización permitirá eliminar el tráfico ilegal.

Te recomendamos: Israel está utilizando la inteligencia artificial para el mercado cannabico

Por qué legalizar o no la marihuana en Venezuela?

El tema de la legalización de Marihuana en todo el mundo es bastante polémico, de hecho en los países donde hoy la marihuana es legal, pasaron por arduas y largas discusiones, expresiones de movimientos y propuestas de organizaciones ONG, entre otras.

Venezuela no escapa de ello, es un país donde su gente también solicita la legalización de la marihuana, pero por qué quieren legalizarla, será un mero capricho o tendrán argumentos de peso que valen la pena considerar?
Pues la razón principal por la que piden su legalización es la potencialidad terapéutica de la marihuana, su capacidad curativa y sanadora.

Y es que para nadie es un secreto que la Marihuana ha sido estudiada y de acuerdo a las múltiples investigaciones realizadas por expertos, ha sido determinado que puede aliviar muchos síntomas y dolencias en distintas enfermedades y patologías.

Aún cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA) no ha reconocido ni aprobado la planta de marihuana como medicina, una gran parte de la comunidad científica considera la planta de Marihuana sin procesar como Marihuana Medicinal, es decir la planta o sus extractos básicos como herramientas para tratar diferentes trastornos.

De hecho la misma FDA  a aprobado dos medicamentos en forma de píldora que contienen cannabinoides, vale destacar que esto ha sido un logro que ha costado muchísimas investigaciones y estudios de las  sustancias químicas de la Marihuana llamadas canabinoides.

Los venezolanos y venezolanas son cada día más partícipes de estos nuevos conocimientos y muchos sostienen que se debería legalizar su uso con fines medicinales.

Actualmente los canabinoides que causan más interés en el mundo medicinal por su gran potencial son el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol).

El THC o tetrahidrocannabinol puede aumentar el apetito y reducir las náuseas. También puede reducir el dolor, la inflamación (hinchazón y enrojecimiento) y los problemas de control muscular.

Mientras que el CBD o cannabidiol tiene importantes beneficios a nivel médico según múltiples fuentes científicas y médicas. Desde 2013, el servicio de los Institutos Nacionales de la Salud (PubMed) ha incluido en su índice más de 1.100 estudios sobre el CBD. Además, el cannabidiol no produce un efecto psicoactivo, sino que, en realidad, puede contrarrestar la psicoactividad del THC.

Hay un sinfín de patologías que se pueden paliar o tratar con la Marihuana, como por ejemplo:

Inhibe las náuseas y el vómito que padecen los enfermos de cáncer y sida que son sometidos a quimioterapia.

Actúa como analgésico para los dolores en enfermedades como la esclerosis múltiple, o en el caso de lesiones de médula espinal.

Estimula el apetito y facilita el aumento del peso de pacientes con anorexia derivada de patologías graves.

Atenúa los espasmos y las contracciones causados por enfermedades como la epilepsia, esclerosis múltiple o párkinson.

Combate la ansiedad y la depresión.

Contiene agentes que protegen las neuronas en caso de un traumatismo craneoencefálico o ictus.

En Venezuela tienen una cultura bastante tradicional y por ende sus pobladores mantienen sus saberes  ancestrales, se tiene conocimiento que los antepasados venezolanos utilizaban muchas yerbas y plantas como métodos curativos, entre ellas la Marihuana, he aquí que no parezca raro sino más bien muy acertado el hecho que en Venezuela se desee la legalización.

La Marihuana y otras drogas Legalizar o no legalizar la Marihuana es un debate de años, mejor dicho de décadas y actualmente sigue ocupando tópicos de discusión en legisladores en todo el mundo, incluso en Venezuela.

El tema de la legalización sigue siendo motivo de debate porque en algunos estados la Marihuana ya es legal, sin embargo en muchos países aún se estudia su legalidad ya sea para uso medicinal o recreativo.

Pero por qué tantas trabas, cuando otras drogas se pueden usar libremente como el alcohol o el cigarrillo que son altamente nocivos para la salud?

Mientras el alcohol y los medicamentos con prescripción legal son responsables de prácticamente 200,000 muertes cada año, la marihuana se puede usar de forma segura y no te mata. Antes de la marihuana pueda empezar a hacer daño un individuo tiene que consumir más de la que nunca podrá llegar a consumir.

El uso de sustancias siempre es un tema delicado y normalmente es un tema también bastante hipócrita. Consumidores habituales de alcohol se escandalizan ante la posibilidad de legalizar el cannabis, cuando la adicción a las bebidas alcohólicas es uno de los problemas sociales de primer orden en muchos países. España, por ejemplo. Que se pueda consumir alcohol o tabaco, y no marihuana, no responde necesariamente a un razonamiento de salud pública, sino que se sujeta más a una cuestión cultural. Existe una clara arbitrariedad a la hora marcar qué sustancias tienen un consumo lícito y cuáles no. La respuesta la tenemos en la historia reciente. Hoy se da por hecho el consumo de alcohol como algo legal y socialmente aceptado, sin embargo, en el XX movimientos de Ley Seca fueron muy fuertes.

La Marihuana te hace feliz, has escuchado sobre el estado de ánimo de las personas cuando hacen ejercicios? Pues esa sensación de euforia y bienestar es emitida por una sustancia llamada anandamida que en realidad es un canabinoide, es decir Marihuana generada por tu propio cerebro.

Como muchas otras drogas, la marihuana contiene sustancias que se parecen a nuestros neurotransmisores naturales. En este caso se trata del tetrahidrocannabinol o THC, que tiene el mismo efecto en nuestro cerebro que la anandamida: a corto plazo, sensación de bienestar y amplificación de las sensaciones placenteras, elevación del umbral de dolor, y también cierta interferencia con la formación de recuerdos y con las funciones motoras.

Pero además la marihuana contiene otra sustancia llamada canabidiol o CBD, que cuando llega al cerebro hace aumentar los niveles de otro neurotransmisor endógeno llamado 2-AG, que se ocupa de la regulación del apetito (de ahí el hambre que dan los porros), y mucho más importante, el sistema inmunitario y la regulación del dolor. El THC es psicotrópico, y es la parte del cannabis que te proporciona los efectos “recreativos”. El CBD no produce estos efectos, pero sí afecta al las funciones del cerebro y a la salud en general, en muchos casos de forma beneficiosa.

Así que nos encontramos con una planta que contiene principios activos que encienden y apagan interruptores químicos en el cerebro imitando a nuestros propios neurotransmisores. La mala noticia es que esta planta es ilegal. La buena noticia es que cada vez está más cerca el momento en el que su uso se normalice para el tratamiento de muchas enfermedades.

El arte y la MarihuanaNo es ningún secreto que, muy a menudo, el cannabis y las artes van estrechamente relacionadas, y si hablamos del mundo de la música esto queda mucho más marcado aún, gracias a que hoy en día, los artistas que la consumen son más abiertos cada vez respecto a su uso y apoyo.Y es que a lo largo de la historia un montón de bandas han sido conocidas por su amor a esta planta, sea para potenciar su creatividad, como símbolo de protesta o simplemente por placer, desde los tiempos del auge del jazz hasta el pop más «teen».Lo cierto es que la marihuana vuela con la música desde principios de siglo XX, de la mano de artistas tan famosos como Count Basie, Dizzy Gillespie, Louis Armstrong, Miles Davis o Ray Charles, que desde principios de los años 20 (incluso algo antes) hasta los 50, la utilizaban para inspirarse en sus conciertos, para componer y para relajarse y sentir la música, además de para olvidarse del cansancio de sus duras vidas, aportándole un color especial a sus shows.El hecho de que la planta fuera usada solo en los círculos de músicos de color, y se relacionara con un estilo de vida salvaje y alocado, propició que una vez se decidiera prohibirla en 1923 (New Orleans) el estado iniciara persecuciones basadas en el racismo, acusando indistintamente a todo hombre o mujer de color.

Unos años más tarde, la marihuana alcanza su máximo apogeo en la historia gracias al movimiento contracultural de la mano de la movida «Hippy», tanto en California como en el psicodélico Reino Unido. Es justo en este momento en el que nacen bandas como Pink Floyd, Charles Mingus, los Rolling Stones, The Doors, Jimmy Hendrix (y su clásico llamado igual que la marihuana Purple Haze), o Bob Dylan, de quien se dice que inició a los mismísimos The Beatles en el mundo del fumeteo.

En esta época también nace en Jamaica la música Reggae, fruto de la evolución del Ska, el Rocksteady, el Rnb, inspirado por los dulces aromas de cannabis que flotaban por la isla, cortesía de la tradición religiosa del rastafirsmo. Este movimiento fue impulsado por grandes cantantes jamaicanos como Peter Tosh, Lee Scratch Perry o Bob Marley, llenando multitud de cabezas con mensajes de amor y pro humanidad, pero también de muchas otras cosas, especialmente relacionadas con la vida en la isla y el propio movimiento y creencias Rastafari.

Marihuana y creatividad

No es ningún secreto que, muy a menudo, el cannabis y las artes van estrechamente relacionadas, y si hablamos del mundo de la música esto queda mucho más marcado aún, gracias a que hoy en día, los artistas que la consumen son más abiertos cada vez respecto a su uso y apoyo.Y es que a lo largo de la historia un montón de bandas han sido conocidas por su amor a esta planta, sea para potenciar su creatividad, como símbolo de protesta o simplemente por placer, desde los tiempos del auge del jazz hasta el pop más «teen».Lo cierto es que la marihuana vuela con la música desde principios de siglo XX, de la mano de artistas tan famosos como Count Basie, Dizzy Gillespie, Louis Armstrong, Miles Davis o Ray Charles, que desde principios de los años 20 (incluso algo antes) hasta los 50, la utilizaban para inspirarse en sus conciertos, para componer y para relajarse y sentir la música, además de para olvidarse del cansancio de sus duras vidas, aportándole un color especial a sus shows.El hecho de que la planta fuera usada solo en los círculos de músicos de color, y se relacionara con un estilo de vida salvaje y alocado, propició que una vez se decidiera prohibirla en 1923 (New Orleans) el estado iniciara persecuciones basadas en el racismo, acusando indistintamente a todo hombre o mujer de color.

Unos años más tarde, la marihuana alcanza su máximo apogeo en la historia gracias al movimiento contracultural de la mano de la movida «Hippy», tanto en California como en el psicodélico Reino Unido. Es justo en este momento en el que nacen bandas como Pink Floyd, Charles Mingus, los Rolling Stones, The Doors, Jimmy Hendrix (y su clásico llamado igual que la marihuana Purple Haze), o Bob Dylan, de quien se dice que inició a los mismísimos The Beatles en el mundo del fumeteo.

En esta época también nace en Jamaica la música Reggae, fruto de la evolución del Ska, el Rocksteady, el Rnb, inspirado por los dulces aromas de cannabis que flotaban por la isla, cortesía de la tradición religiosa del rastafirsmo. Este movimiento fue impulsado por grandes cantantes jamaicanos como Peter Tosh, Lee Scratch Perry o Bob Marley, llenando multitud de cabezas con mensajes de amor y pro humanidad, pero también de muchas otras cosas, especialmente relacionadas con la vida en la isla y el propio movimiento y creencias Rastafari.

En la actualidad, artistas de todas las clases y estilos musicales consumen abiertamente marihuana, especialmente en el mundo del Hip Hop Americano, con exponentes como Snoop Dog, Red Man, Method Man, Whiz Kalifa o el ya difunto 2Pac, defendiéndola como herramienta de supervivencia en la calle, además de cómo droga predilecta para conectar con las musas del rap.

Y es que se ha llegado a un punto en que la hierba ha conseguido expandirse en la generación pop más juvenil, de la mano de Justin Bieber, Rihanna o Miley Cyrus, que hacen uso de ella sobre todo para publicitarse, ganar fama y salir en las noticias, a diferencia de los primeros músicos mentados, que la veían más como una herramienta terapéutica y de creación.

Marihuana: ¿realmente potencia la creatividad?

Es muy manida la opinión entre los artistas que consumen cannabis que esta planta les ayuda a estimular su creatividad, a expresarse con más claridad y facilidad, pero, ¿es esto cierto, o se trata solo de una sensación compartida?

Un estudio hecho por científicos londinenses en el año 2011 llegó a la conclusión de que las personas que han consumido cannabis sativa tienen la capacidad de crear conexiones entre ideas y conceptos disociados, que no relacionarían en un estado normal de pensamiento (o de sobriedad, como se quiera llamarle), haciendo funcionar la mente de forma parecida a cuando se es creativo, pero que este efecto solo se producía en personas que inicialmente no eran especialmente creativas.

Es decir, que la hierba puede facilitar la escritura de letras más poéticas o interesantes, así como la composición de melodías mejores en aquellos momentos en que no nos sentimos inspirados y no nos sale nada, relajándonos y permitiéndonos pensar de modo diferente.

Algunos músicos afirman, a demás, que bajo los efectos de un porro sienten la música de forma diferente, así que escuchar sus canciones en el estudio tras consumir cannabis forma parte de su proceso creativo, ayudándolos a valorar su trabajo, afinándolo al máximo.

Para confirmar esto, otro grupo de investigadores realizó un estudio en 2008, analizando la actividad cerebral de personas que habían consumido marihuana, descubriendo que aumentaba en las áreas relacionadas con cómo oímos las cosas. De este modo, el cannabis hacía que las personas se concentraran en la música, sintiéndola más intensamente.

La Marihuana y el medio ambiente

Otra de las razones por las que muchos aprueban la legalización de la Marihuana es porque es una planta respetuosa del medio ambiente.


De forma distinta a otros cultivos no necesita fertilizantes y sustancias químicas para crecer, el cáñamo requiere muy pocos fertilizantes y sustancias químicas. Es también resistente a plagas lo que significa que no es un insecticida dañino que va al suelo, haciéndolo muy bueno para el medio ambiente. De hecho, en algunas áreas el cáñamo se usa para limpiar el suelo.

Loading...