Estudio revela que el CBD podría reducir el consumo de cocaína

177

Un estudio en ratones ha encontrado que la activación de un receptor influenciado por la marihuana, puede reducir drásticamente el consumo de cocaína. La investigación sugiere que se podrían desarrollar nuevos medicamentos contra la adicción a esta droga química, utilizando versiones sintéticas de cannabidiol (CBD), el componente de marihuana que activa el receptor, o incluso usando el compuesto natural purificado.

Estudio revela que el CBD podría reducir el consumo de cocaína

Los investigadores creían que el receptor, conocido como CB2, no se encontraba en el cerebro y que, por lo tanto, el CBD no tenía efectos psicoactivos. No obstante, un creciente cuerpo de investigación sugiere lo contrario. Después del THC, el CBD es el segundo compuesto activo más prevalente en la marihuana.

El estudio encontró que el JWH133, un cannabinoide sintético que activa el receptor CB2, redujo la administración de cocaína por vía intravenosa en ratones un 50-60 por ciento.

“Es una reducción muy significativa”, reconoció Zheng-Xiong Xi, el autor principal del estudio e investigador del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

Te recomendamos: Aceite de cannabis: para qué enfermedades o síntomas se usa

El JWH133 viene con algunas otras características que lo convierten en un candidato atractivo como un posible tratamiento contra la adicción. Además, no parece producir una experiencia alta o negativa, lo cual es crítico si se va a convertir en una opción útil y políticamente aceptable. Mientras que los ratones que recibieron drogas como cocaína o heroína, pasaron más tiempo en el lugar donde se drogaron (aparentemente esperando más), los ratones no desarrollaron esa “preferencia de lugar” cuando se les administró el JWH133. Tampoco evitaron el lugar donde se les había dado, lo que sucede cuando a los ratones se les administran medicamentos que les resultan desagradables.

“Esto es extremadamente emocionante”, dice Antonello Bonci, director científico de investigación intramuros en el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

La investigación etnográfica, realizada por Ric Curtis, presidente de antropología en el John Jay College de Nueva York, sugiere que, como suele ocurrir, los adictos pueden haberse adelantado a los investigadores para descubrir esta posible propiedad de la marihuana. Las encuestas nacionales encontraron que a medida que disminuía el consumo de crack a principios de la década de 1990, el consumo de marihuana aumentaba, y Curtis descubrió que muchos consumidores de crack informaron que sustituían a la marihuana de forma deliberada, buscando un nivel más alto y menos perjudicial.

“¿Podría el reemplazo exitoso del crack con la marihuana estar relacionado con el CBD y su activación de los receptores CB2? Esa es una pregunta muy difícil”, dice Xi, y agrega que, si bien no lo sabemos, sospecha que el THC puede estar más involucrado.

“Eso suena más como una sustitución, usar una droga menos adictiva para reemplazar una droga más adictiva”, explicó.

“El siguiente paso es averiguar cuáles son los efectos secundarios de esto, para averiguar qué podría limitar [el desarrollo]”, dice Bonci. Curiosamente, otros estudios sugieren que el JWH133, y por lo tanto, potencialmente, el CDB, pueden prevenir el desarrollo de las placas cerebrales asociadas con la enfermedad de Alzheimer. También parece tener efectos antipsicóticos.

Loading...