Francia, Italia y los Países Bajos lideran el uso de la tierra del cáñamo en Europa

1020

Más del 50% del cáñamo industrial en Europa se plantó en esos tres países, y la cantidad plantada en todo el continente aumentó un 3,3% en 2018 en comparación con el año anterior, según una encuesta de la Asociación Europea de Cáñamo Industrial.

La EIHA, que realizó la encuesta de miembros durante el segundo trimestre de 2019, utilizó las respuestas de 65 empresas y asociaciones y datos de las autoridades gubernamentales para examinar el cultivo de cáñamo y cómo se usaron las semillas, hojas y flores del cultivo en 28 países europeos.

Los resultados fueron publicados la semana pasada.

Más del 50% del cáñamo del continente se plantó en tres países: Francia, Italia y los Países Bajos.

Lee También: Ontario permite entregas y recogidas en la acera para impulsar las tiendas de cannabis

Francia eclipsó a otros países europeos en el cultivo de cáñamo, con aproximadamente 17.900 hectáreas (44.232 acres) plantadas en 2018.

Italia y los Países Bajos fueron los siguientes con 4.000 y 3.833 hectáreas, respectivamente.

Los 10 principales países europeos por superficie de cáñamo:

Francia: 17.900 hectáreas.

Italia: 4.000 hectáreas.

Países Bajos: 3.833 hectáreas.

Estonia: 3.538 hectáreas.

Rumanía: 3.400 hectáreas.

Alemania: 3.114 hectáreas.

Polonia: 1.708 hectáreas.

Austria: 1.583 hectáreas.

Ucrania: 1.500 hectáreas.

Lituania: 1.470 hectáreas.

El cultivo de cáñamo industrial en Europa está regulado de manera diferente por cada país europeo y ha sido influenciado en gran medida por la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961.

El tratado define el cannabis como las cimas florecientes o fructíferas de la planta de cannabis de las que no se ha extraído resina y limita su posesión, uso, comercio, distribución y fabricación.

Francia, por ejemplo, ha prohibido el uso de flores de cáñamo de acuerdo con su interpretación rígida de la convención, y las variedades de fibra y cáñamo de grano generalmente se cultivan a mayor escala que las variedades con flores.

El cáñamo cultivado con fines industriales (fibra y semillas) o con fines hortícolas está excluido de las regulaciones.

El informe de la EIHA no incluyó datos de Albania, Bielorrusia, Bosnia y Herzegovina, Kosovo, Moldavia, Montenegro, Macedonia del Norte, Noruega o Suiza, ni examinó cómo se usaron los tallos y las raíces del cáñamo.

«Esperamos que la UE siga las tendencias del mercado y sea lo suficientemente audaz como para desencadenar esos cambios regulatorios capaces de atraer las inversiones necesarias para aumentar la producción y comercialización de productos de cáñamo», dijo el presidente de la asociación, Daniel Kruse, en un comunicado.

Según el asesor principal de políticas de la EIHA, Francesco Mirizzi, el próximo informe agrícola europeo de la asociación que cubre los datos de 2019 se espera para principios del próximo año.

Loading...