Canopy Growth se suma a la fiebre (legal) por la marihuana española

247

La cotizada, que ha creado un imperio con la venta de cannabis para uso medicinal y recreativo, compra una empresa de Alicante con licencia para cultivar y distribuir por toda Europa.

El gigante canadiense de la marihuana legal, Canopy Growth, acaba de cerrar la compra de una pequeña empresa española afincada en Alicante con licencia para el cultivo y la comercialización de cannabis, con la intención ampliar sus parcelas en explotación y convertirla en su base operaciones para Europa.

La sociedad adquirida se denomina Cáñamo y Fibras Naturales (Cafina), tiene sede en Catral y Callosa de Segura y obtuvo hace pocos meses todos los permisos necesarios de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para crear explotaciones legales de marihuana destinada a fines medicinales o de investigación.

Los invernaderos de Cáñamo y Fibras Naturales son muy modestos, de apenas 150 metros cuadrados, según sostiene la firma de Toronto, por lo que en realidad la operación se traduce en la adquisición de los documentos y los procedimientos administrativos necesarios para poner en marcha la actividad de cultivo y comercialización de forma legal y automática, sin tener que someterse a todos los trámites administrativos que requieren una nueva licencia, de la que disfrutan un puñado de compañías en España.

El actual director general de la empresa española, Xavier Deláss Martínez, seguirá al frente de la misma durante el proceso de inyección de capital del nuevo propietario canadiense.

Uno de los socios de Cafina que se han desprendido de su participación, Eladio Aniorte, admite a El Confidencial que no hay apenas tierras o parcelas incluidas en la sociedad. Aniorte es uno de los líderes de Asaja, asociación de Alicante y Murcia muy activa en favor de los trasvases entre cuencas y, en especial, del Tajo-Segura y el trasvase del Ebro.

Loading...