Inicio Noticias Destacadas La marihuana cambió la vida de «The Beatles»

La marihuana cambió la vida de «The Beatles»

147

Durante décadas, fueron muchos los seguidores de la banda de Liverpool (The Beatles) que pensaban que sus ídolos no habían consumido cannabis jamás. Con sus caras de niños buenos, John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr parecían no haber fumado un porro nunca en su vida. Pero, según han revelado ellos mismos, no fue hasta que conocieron al bueno de Bob Dylan durante su primera gira por Estados Unidos, cuando quedaron prendados con las bondades de la marihuana.

La marihuana cambió la vida de "The Beatles"
La marihuana cambió la vida de «The Beatles»

Hay quienes relacionan al mítico conjunto “The Beatles” con las drogas, sobre todo, luego de dos producciones por demás lisérgicas: Yellow Submarine y Sargent Pepper Lonely Hearts.

Las reminiscencias psicodélicas hicieron que el imaginario popular una a los cuatro de Liverpool con sustancias alucinógenas.

El inicio

El año 1964 fue sin duda trepidante para los Beatles. Además de realizar su primer viaje por Estados Unidos, con todo lo que ello implica, también realizaron una gira mundial en la que dieron hasta 32 conciertos en tan solo 19 días. Sin embargo, su periplo por tierras estadounidenses también sirvió para que los de Liverpool conocieran en primera persona a Bob Dylan. Un encuentro que, para muchos, cambió el curso de la música e incluso de los tiempos posteriores.

El 28 de agosto de ese año, cuando Dylan se reunió con el grupo en el Hotel Delmonico de Park Avenue, en Nueva York, invitó a los cuatro integrantes de la banda a fumar su primer porro.

El cantautor estadounidense, según se pudo saber, no era igual de habilidoso para componer que para liar los canutos, por lo que el primer porro que encendieron fue cortesía de su chófer y amigo Victor Maymudes. Bajaron las persianas, colocaron toallas en las rendijas de las puertas de la habitación para no levantar sospechas y comenzaron a fumar. Al cabo de unos minutos todos estaban compartiendo una agradable conversación acompañada de enormes carcajadas en un instante que, sin duda, marcaría un antes y un después en la música de la banda y del cantautor.

Paul McCartney contó que durante aquella experiencia, él percibió la música de una forma diferente, por lo que empezó a fumar continuamente.

Nueva dimensión

«Fue más bien un golpe maestro», expresó años más tarde Paul McCartney, cuando reconocía que para ellos fue un orgullo que Dylan fuera el encargado de introducirlos en el mundo de la marihuana. Pasaron la noche fumando y bebiendo vino, al tiempo que vivían algunas situaciones surrealistas, como Dylan cogiendo el teléfono y atendiendo todas las llamadas de la misma forma: “Aquí la Beatlemania al habla”.

John Lennon contaba que cuando el de Minnesota quería enseñarles algunas demos que llevaba grabadas les pedía que prestaran atención a la letra, algo que a él, según admitía, le resultaba imposible con el colocón que tenían.

A partir de aquel momento los Beatles no dudaron en recurrir al cannabis cuando necesitaban desconectarse del estrés de las fans más desatadas, de la rutina de una gira o, por qué no, encontrar la inspiración para nuevas canciones. De hecho, cambió la concepción que tenían de sí mismos y pasaron de ser intérpretes a ser artistas. Así, el cannabis tuvo un efecto determinante en su música. Como el propio McCartney rebelaba sin tapujos en una entrevista, fue la hierba la que provocó un disco como ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’.

En presentación

El cuarteto de Liverpool habría consumido el mismo día que debía estar en el Palacio de Buckingham, para recibir la Cruz de Miembro del Imperio Británico de manos de la propia reina de Inglaterra.

John Lennon afirmó que antes de este encuentro, los cuatro fumaron marihuana en uno de los baños del palacio, pero George Harrison aseguró que recordaba haber fumado un cigarro y no marihuana.

El que nunca se arrepintió de reconocerlo fue Paul. El ex beatle, quien recientemente cumplió 77 años, tuvo muchos problemas con la ley por su simpatía con el cannabis, sustancia que consumió durante 50 años.

Canción especial

En 1966, la reconocida agrupación lanzó la canción “Got to Get You Into My Life” (“Quiero que entres en mi vida”), como parte del disco “Revolver” y logró captar la atención de sus fans, quienes se mostraron inquietos por descubrir quién era la señorita de la que se hablaba en la letra.

Una década más tarde, exactamente en 1997, el cantante reveló en el libro de Barry Miles “Paul McCartney: Many Years From Now”, que la canción no hacía referencia a una persona.

“La escribí cuando estaba sumergido en la marihuana. Siempre había sido un chico de clase trabajadora que no se drogaba, pero cuando empecé a consumirla, pareció que me sentaba muy bien. No parecía tener los efectos secundarios del alcohol y otras cosas, como las pastillas”, indicó.

“La marihuana me gustó. Nunca lo pasé mal con ella y me pareció que me abría la mente, literalmente. La canción habla sobre eso, no está dedicada a una persona en particular, sino a la marihuana. Lo que quiere decir es: ‘Voy a hacerlo, no es mala idea’”, añadió.

Los problemas

La cercanía de Paul McCartney con la marihuana provocó que este tuviera problemas con la ley, en varias ocasiones y en diferentes partes del mundo. En 1972, McCartney se encontraba con su esposa Linda Eastman, en Suecia, y los dos fueron detenidos por poseer marihuana. Ambos fueron liberados tras pagar una multa de mil libras y en lugar de dejarla, el cantante sembró cannabis en su granja en Escocia.

En otra oportunidad en 1980, Paul McCartney fue de gira a Japón llevando 220 gramos encima, y cuando aterrizó en la tierra de Yoko Ono, la policía local lo detuvo. McCartney entró en pánico tras enterarse que podría recibir de 8 a 11 años de cárcel por posesión de marihuana. Sin embargo, su esposa Linda Eastman pidió ayuda a su padre y este logró que librarse nuevamente.

En 2012, el exbeatle anunció que dejó de fumar marihuana tras casi 50 años, luego que su hija Beatrice le pidiese que tenga más cuidado con su salud. “La dejo ahora porque no quiero dar mal ejemplo a mis hijos y nietos. Es por responsabilidad, y porque ya he tenido suficiente. Ahora, en vez de fumarme un canuto me bebo un vaso de vino o una buena margarita”, indicó.

Un cambio transcendente

Los Beatles sembraron la semilla del debate para que, más allá del consumo recreativo, se puedan desarrollar investigaciones que pongan sobre la mesa las múltiples propiedades médicas del cannabis.

Tanto es así que la Universidad de Oxford ha presentado recientemente su programa de investigación sobre cannabinoides. Como ya se dijo, aquella velada en Nueva York entre la banda de Liverpool y Bob Dylan, con la hierba de invitada especial, no solo cambió para siempre la música sino que trastocó muchas otras cosas.

Entérate: Mike Tyson construye un complejo turístico para gozar de la marihuana

Loading...