¿Cómo saber si una planta de marihuana es macho o hembra?

Es muy importante saber diferenciar entre plantas de marihuan macho y hembra antes de empezar a utilizar las plantas macho.

¿Cómo saber si una planta de marihuana es macho o hembra?

De esta manera, podrás aprovechar correctamente las fantásticas propiedades que nos brinda esta espectacular planta en sus dos variantes. Por un lado, las plantas de marihuana hembra se caracterizan por formar inflorescencias a lo largo de sus ramas en mayor o menor medida.

 Ellas son las encargadas de recibir el polen masculino y formar las semillas para perpetuar a la especie. Se caracterizan por estar compuestas de cálices con varios pistilos en la punta y una gran cantidad de resina.

Por otro lado, las plantas de marihuana macho son las encargadas de producir todo el polen posible para conseguir polinizar el mayor número de plantas hembra. Se caracterizan por desarrollar estambres (campanas) en lugar de inflorescencias, los cuales se abren y sueltan todo el polen que contienen en su interior cuando llega el momento.

Usos alternativos de las plantas de marihuana macho

Las plantas de marihuana pueden presentarse en diferentes sexos: macho, hembra o hermafrodita, aunque la hembra suele ser la variedad elegida por la mayoría de cultivadores.

Esto se debe a que la hembra es la que contiene un mayor porcentaje en producción de THC (principal cannabinoide responsable del efecto psicoactivo del cannabis), comparado con el pequeño porcentaje que puede llegar a producir la marihuana macho.

Por este motivo, los ejemplares machos se han utilizado para otros fines diferentes. A continuación, te exponemos una lista de usos alternativos de las plantas de marihuana macho, ya que el efecto psicoactivo es solo una de las múltiples opciones que nos presenta esta gran planta.

Crear nuevas genéticas o preservar las ya existentes

Para que la planta se reproduzca, necesitará el polen de los machos o, de otra forma, morirá sin llegar a dar semillas, por lo que no tendrá descendencia.

En la naturaleza el polen viaja con el aire, llegando directamente hasta las plantas hembra y llenando sus frutos de semillas que, cuando caen al suelo, germinan haciendo nacer una nueva generación.

A día de hoy, algunos bancos crean sus cruces a partir de semillas feminizadas, a las que revierten el sexo para que produzcan polen y puedan realizar sus cruces.

Esto hace que las semillas obtenidas no cuenten con el 100 % de las propiedades originales de las madres, por tanto, puede que pierdan algo de fuerza en cuanto a la potencia, al sabor o a la capacidad de producción. Si tienes idea de realizar tus propios cruces, te recomendamos el uso de las semillas regulares, ya que obtendrás machos muy vigorosos y fuertes, perfectos para realizar tus cruces.

Te sugerimos: «Aloe vera» ideal para proteger tu cultivo de cannabis