Crepes de cannabis

Un crepe​ o crep es un postre típico europeo de origen Francés. Se trata de una fina tortita de forma circular elaborada principalmente a base de harina, huevos, leche, sal y aceite, en esta ocasión, te enseñaremos a prepararlo con un toque de marihuana.

Crepes de cannabis

Ingredientes

  • 10 gramos de cannabis
  • 2 huevos
  • 150 gr de harina
  • 300 ml de leche
  • 1 cucharada de azúcar
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de sal

Preparación

Paso 1: Lo primero como siempre es integrar el cannabis a los ingredientes. Es este caso contamos con leche como material graso para disolver los tricomas de los cogollos. Así que ponemos en un cazo la leche y cogollos triturados a fuego suave, removiendo para que no se derrame al hervir. Unos 30 minutos será suficiente tanto para disolver los tricomas, como para descarboxilar los cannabinoides y qué el THC tenga efectos psicoactivos.

Paso 2: Usamos un colador para retirar la materia vegetal y ya tenemos nuestra leche cannábica para los crepes. Es mejor que ésto lo hagas con un par de horas de antelación, ya que la leche cannábica debe estar completamente fría. Al trabajar con huevos, si añadimos leche caliente se cuajarían y obtendríamos una crema.

Paso 3: En un vaso de batidora añadimos todos los ingredientes y usando una batidora, batimos bien hasta que no quede ningún grumo. Esta mezcla se puede usar en el momento, pero siempre es aconsejable que reposa en la nevera mínimo una hora. Vemos que la elaboración es rápida, pero el tiempo de reposado que se recomienda mejorará tanto el sabor, como textura y también facilidad a la hora de hacer las crepes.

Paso 4: Una vez que la masa ha reposado, mezclamos con ayuda de una cuchara. Tebe tener una textura como de crema líquida. Si ha salido muy espesa se puede añadir un poquito de leche. Ponemos la sartén a fuego medio, y la engrasamos con un poco de aceite. Puedes usar una servilleta de papel untada en aceite, por ejemplo.

Paso 5 : Espera a que la sartén esté bien caliente, y una con un cazo vierte una pequeña cantidad. Mueve la sartén para ayudar a que la masa se extienda por toda la superficie. Cuando veamos que los bordes comienzan a adquirir un color dorado, con una espátula y ayudándote la de otra mano, dale la vuelta. El primer crepe suele desecharse, ya que es demasiado grasiento y curiosamente siempre sale mal. En los siguientes ya no será necesarios engrasar la sartén, salvo que veas que en determinado momento comienzan a pegarse.

NOTA: Los crepes puedes comerlas calientes y recién hechos, o fríos. Si los envuelves con papel de aluminio, en la nevera se conservan varios días sin problemas. Puedes rellenarlos con lo que se te antoja. Y como siempre, se debe tener precaución. El cannabis ingerido hasta pasada una hora no suele hacer efecto. Puede llegar a ser muy sencillo ingerir una dosis excesiva sin ser consciente de ello.

Te recomendamos: Pimientos rellenos con pastel de papa cannábico