Inicio Curiosidades La canción de The Beatles que es una oda a la marihuana

La canción de The Beatles que es una oda a la marihuana

36

En 1966, The Beatles estaban cansados. Cansado de su imagen de boyband y cansado de pretender ser un modelo a seguir para todos y su madre. Con su nuevo álbum, Revolver, los Fab Four harían una clara declaración de intenciones, The Beatles ya no eran niños.The Beatles- cannabis-música

Atrás quedaron las canciones que golpeaban los muslos de su ascenso meteórico, ahora, las cosas se habían puesto serias. Lennon y McCartney posiblemente estaban encontrando sus pies para escribir canciones y la producción de la banda mejoró enormemente debido a eso. El dúo comenzó a buscar su inspiración más allá de los motivos obvios de las chicas y los autos rápidos. Condujo a una canción en particular que actúa como una oda a la marihuana.

Según los informes, la banda había sido introducida formalmente al cannabis por el icónico Bob Dylan durante una reunión especial en 1964. Los dos artistas se conocieron después de un espectáculo y vio a Dylan llegar con una bolsa considerable de hierba, pero los Fab Four fueron Todos los aficionados en el juego, un momento sorprendente para Bob.

La confusión surgió cuando Dylan pensó que estaban cantando «I get high» en el coro de su éxito de 1964 ‘I Want to Hold Your Hand’. John Lennon se apresuró a explicar que la letra a menudo mal escuchada era en realidad, «No puedo esconderme». Ringo Starr confirmó la historia en 2012 con Conan O’Brien proclamando: «Nos drogamos y nos reímos». En 1966, la hierba se había convertido en una parte integral de la carrera de The Beatles, al menos a puerta cerrada.

El grupo luego rindió homenaje a la droga con una canción en particular en Revolver, también conocido como «el álbum pot», el brillante ‘Got To Get You Into My Life’. En 1980, Lennon reflexionó sobre la canción durante su entrevista con David Sheff de Playboy: «Paul. Creo que esa fue una de sus mejores canciones también, porque las letras son buenas y no las escribí”, dijo. «¿Lo ves? Cuando digo que podría escribir letras si se esforzara, he aquí un ejemplo”.

Líricamente, la canción era un arreglo complejo y confuso de líneas triples y delicados guiños a lo ilegal. «Había sido un muchacho de clase trabajadora bastante heterosexual», reflexionó McCartney durante una entrevista en 1994. «Pero cuando comenzamos a meternos en la marihuana me pareció bastante alentador». No parecía tener demasiados efectos secundarios como el alcohol o algunas de las otras cosas, como las píldoras, que prácticamente evité. Me gustaba un poco la marihuana y, para mí, parecía que estaba expandiendo la mente, literalmente expandiendo la mente”.

«Esa es realmente la mejor manera», continuó Macca. Aunque admitió una cosa: “Pero en un mundo estresante, todavía diría que la marihuana fue una de las mejores drogas tranquilizantes. He bebido y fumado marihuana y de los dos creo que la marihuana es menos dañina. La gente tiende a quedarse dormida en lugar de salir y cometer un asesinato, por lo que siempre me pareció bastante benigno”.

Mirando hacia atrás, está claro que Revolver marcó a The Beatles superando sus imágenes anteriores. Vio a la banda crecer, evolucionar y, por el bien de su cordura, ponerse un poco más sucia de lo que su imagen de corte limpio había permitido anteriormente. En «Tengo que meterte en mi vida» fue la rebelión personal de McCartney.

Lee También: Big Weed está de acuerdo con el plan de impuestos a la marihuana

Loading...