CBD y THC: ¿qué son y cómo afectan su salud?

99

Probablemente esté familiarizado con las palabras CBD y THC, pero ¿sabe qué son y cómo pueden afectar su salud? El cannabidiol (CBD) y el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) son dos compuestos que se encuentran en miembros del género de plantas de cannabis. Son solo dos de los muchos compuestos llamados cannabinoides que se encuentran en la planta.

Si bien ambos provienen de la misma planta, tienen efectos y beneficios muy diferentes. Conocer las diferencias entre los dos y aprender lo más posible sobre los dos compuestos antes de usarlos puede ayudarlo a ver los posibles beneficios y riesgos para la salud de cada uno. Empiece por saber cuáles son, seguido de sus riesgos, efectos secundarios y posibles usos saludables.

¿Qué es el THC?

El THC (el nombre abreviado del tetrahidrocannabinol) genera muchos de los efectos psicológicos (o elevados) que el cuerpo puede experimentar al consumir marihuana. Es solo uno de los muchos compuestos de la planta de cannabis, pero puede tener una variedad de efectos psicoactivos.

El THC interactúa con los receptores cannabinoides del cerebro humano. Los receptores de cannabinoides del cuerpo, asociados con la memoria, el placer, el pensamiento y las habilidades motoras, se activan cuando el THC los toca. Esto conduce a algunas de las deficiencias en la memoria, los sentidos y la percepción del tiempo asociadas con el compuesto.

Según un informe en profundidad del Instituto Nacional de Abuso de Drogas, la combinación de todos los cambios en su sistema crea el efecto y hace que difiera de persona a persona.

¿Qué es el CBD?

El cannabidiol, conocido coloquialmente como CBD, es otro cannabinoide que proviene de la planta de cannabis. Tiende a reducir o neutralizar los efectos del THC, según la cantidad de cada uno que use el consumidor. En su mayoría consumido en forma de aceite, es fácilmente accesible para aquellos interesados ​​en usarlo por sus beneficios para la salud.

Quizás la diferencia más significativa entre el CBD y el THC es que CBF no tiene propiedades psicoactivas. El CBD es ideal para aprovechar los beneficios saludables de la planta sin drogarse ni experimentar efectos psicoactivos.

Riesgos y efectos secundarios

Existen algunos riesgos y efectos secundarios asociados con ambos compuestos.

Según la Facultad de Medicina de Harvard , el CBD puede causar náuseas, fatiga, irritabilidad o potencialmente aumentar el nivel de un anticoagulante llamado coumadin en el torrente sanguíneo. Saber las dosis adecuadas para usar tampoco es exacto, ya que el CBD se vende con mayor frecuencia como suplemento (que la FDA no regula) en lugar de como medicamento. Los estudios demuestran que puede ser eficaz para tratar la epilepsia y la inflamación, pero el uso del compuesto puede causarle cansancio, disminuir el apetito o experimentar algunos problemas gastrointestinales durante las primeras semanas de uso. También existe cierta preocupación a través de la FDA de que tomar CBD no aprobado con otros medicamentos podría afectar su cuerpo y advierten que tomarlo con alcohol podría causar algún daño.

El THC es difícil de medir y podría resultar en el riesgo de una dosis mayor que la prevista, especialmente en lo que respecta a los comestibles. El THC también puede afectar la memoria y puede afectar una disminución en el conocimiento general o causar algunos problemas respiratorios más adelante en la vida de quienes lo fuman con frecuencia.

Los beneficios médicos tanto del CBD como del THC

A medida que pasa el tiempo, se evalúa la evidencia anecdótica de los usuarios y se realizan estudios sobre sus efectos, los beneficios médicos del CBD y del THC se hacen evidentes lentamente.

Te puede interesar: ¿El cannabis ayuda o daña el sistema inmunológico?

El CBD se usa para ayudar a mitigar y aliviar algunas afecciones médicas que incluyen inflamación / dolor, enfermedad intestinal, convulsiones, depresión y ansiedad (entre otras). También puede ayudar a una persona a conciliar el sueño (y permanecer). El CBD tiene un gran legado de ayudar a aliviar estas afecciones y cada año se realizan más estudios para explorar más a fondo sus beneficios y usos medicinales.

Por otro lado, el THC generalmente se usa más para el dolor, el glaucoma, los problemas musculares, el insomnio, las náuseas y un apetito más bajo de lo normal.

Te recomendamos: El cannabis podría ayudar a combatir las ‘superbacterias’, sugiere un estudio

Recursos de aprendizaje adicionales

La educación es siempre la mejor ruta para la comprensión y puede aprender más explorando una serie de recursos adicionales tanto en línea como en su biblioteca local, si es posible. La FDA , la OMS y los CDC son buenas fuentes de información, junto con recursos en línea dedicados como WeedMaps, donde puede obtener más información sobre el CBD frente al THC hoy.

Loading...