¿Qué están haciendo los contaminantes diarios a su sistema endocannabinoide?

148

Todos los días, estamos expuestos a cientos, si no miles de contaminantes, desde los químicos en nuestros detergentes para la ropa, productos para el cuidado de la piel y productos para el baño hasta los recipientes de almacenamiento de alimentos que usamos e incluso en los alimentos que comemos. Nos exponemos voluntariamente a estas cosas porque confiamos en que las empresas que apoyamos no nos pondrán en peligro. Sin embargo, como muchos de nosotros sabemos, este no es siempre el caso. Para muchas empresas, el resultado final es más importante que la salud de los clientes. Pero, ¿cómo afectan exactamente estos químicos a nuestros cuerpos?sistema-cannabis - contaminantes

Recientemente, un número creciente de científicos ha estado explorando los efectos que los contaminantes comunes tienen en nuestra salud, particularmente en el sistema endocannabinoide (ECS). Han encontrado un vínculo entre los productos químicos disruptores endocrinos y la desregulación de la ECS.

El sistema endocannabinoide es un complejo conjunto de procesos biológicos que ayudan a mantener la homeostasis en el cuerpo. Los humanos no son los únicos seres vivos que tienen un ECS; de hecho, todos los animales lo hacen, desde ballenas y monos hasta erizos de mar y sanguijuelas. Regula una variedad de funciones, que incluyen sueño, sensación de dolor, reproducción, apetito, memoria y estado de ánimo. Lo hace a través de tres componentes clave: receptores de cannabinoides, compuestos endógenos llamados endocannabinoides y enzimas metabólicas que descomponen los endocannabinoides y aseguran que el cuerpo pueda procesarlos.

Mientras tanto, ejemplos comunes de disruptores endocrinos incluyen bifenilos policlorados (PCB), dioxinas, bisfenol A (BPA) y ftalatos. Durante mucho tiempo, los científicos pensaron que estos químicos solo afectaban el sistema endocrino, de ahí el nombre de disruptores endocrinos, sin embargo, la creciente investigación muestra que también pueden interferir con el ECS y sus procesos.

El sistema endocrino es similar al ECS en que dirige una serie de procesos biológicos como el metabolismo y la función reproductiva. Tiene sentido que ambos sistemas se vean afectados, ya que ambos tienen funciones similares y se consideran sistemas altamente sensibles que pueden ser fácilmente influenciados por compuestos exógenos.

Lee También: Cannabis y coronavirus

En los últimos cinco años, un equipo dirigido por el profesor de biología del desarrollo en la Universidad Politécnica de Marcas de Italia, Oliana Carnevali, ha publicado varios documentos que exploran el papel de la ECS en la mediación de algunos de los efectos de los disruptores endocrinos. Ella le dijo al Proyecto CBD: “Teniendo en cuenta los efectos negativos bien documentados de los productos químicos disruptores endocrinos en el sistema reproductivo y en el metabolismo de los lípidos, planteamos la hipótesis de que todo esto tenía que ver con el ECS, que opera en muchos aspectos fisiológicos, incluida la reproducción y la energía homeostasis «.

El equipo de investigadores italianos realizó estudios en dos especies de peces, el pez cebra de agua dulce y la dorada. Ambos de los cuales se utilizan comúnmente en la investigación toxicológica. Los investigadores expusieron al pez a los disruptores endocrinos BPA y di-isononil ftalato (DiNP), ambos aditivos comunes en el plástico. Los resultados mostraron que la exposición crónica a ambos químicos durante tres semanas fue suficiente para afectar el ECS de ambos peces, específicamente en el cerebro, el hígado y las gónadas, en términos de niveles de endocannabinoides, actividad enzimática y expresión génica.

Los autores principales del estudio, Carnevali e Isabel Forner-Piquer, dijeron que los resultados del estudio han llevado a su hipótesis de que los productos químicos disruptores endocrinos tienen un efecto negativo en el bienestar general de los animales y los humanos. El equipo está avanzando con estudios en humanos para probar su hipótesis y explorar más a fondo las «relaciones entre los niveles de sustancias químicas que alteran el sistema endocrino en sangre y orina y la expresión de genes en los espermatozoides que codifican enzimas involucradas en la síntesis y degradación de los principales endocannabinoides. «

Además de este estudio, varios otros estudios que se han realizado a lo largo de los años refuerzan esta idea, más recientemente:

– Un estudio realizado en 2016 por un grupo de científicos italianos, publicado en Pharmacological Research, que mostró que la exposición a BPA podría cambiar la expresión génica y regular negativamente el receptor CBI, lo que resultó en pérdida de peso y efectos anorrexigénicos en un modelo de ratones.

– Un informe realizado en 2017 por investigadores de la Universidad Estatal de Mississippi, publicado en el International Journal of Toxicology, encontró que la exposición al clorpirifos inhibía las enzimas metabolizadoras de endocannabinoides en ratas.

– Y otro en 2018, publicado en Chemosphere, que concluyó que el BPA y otros químicos que alteran el sistema endocrino pueden conducir a resultados adversos relacionados con el embarazo al afectar el ECS.

Además, un estudio de 2016 encontró que la exposición a los parabenos (que se usan ampliamente en productos para el cuidado personal) podría provocar efectos biológicos debido a su interferencia con el ECS a través de la FAAH.

Lee También: Cannabis para la enfermedad inflamatoria intestinal: ¿puede ayudar?

Dicho todo esto, los expertos coinciden en que esta es un área que requiere más investigación. A medida que avanzamos en la vida diaria, no estaría de más ser más consciente de los ingredientes enumerados en los productos que utilizamos. Aquí hay algunos que debe tener en cuenta, además de los que ya hemos mencionado (BPA, dioxina, bisfenol, ftalatos):

– Atrazina: ampliamente utilizado en pesticidas para la mayoría de los cultivos de maíz de los EE.UU. Y un contaminante generalizado del agua potable. Evite bebiendo agua filtrada y comprando productos orgánicos.

– Perclorato: se utiliza principalmente en propulsores, municiones y fuegos artificiales y para controlar la electricidad estática en el envasado de alimentos. Al igual que la atrazina, es un contaminante común del agua, así que para evitarlo, asegúrese de beber agua filtrada. También puede reducir sus efectos al obtener suficiente yodo en su dieta.

– Mercurio: casi todos los pescados y mariscos contienen trazas de mercurio, en diversos grados. Y aunque la mayoría no causa problemas de salud, algunos peces pueden contener niveles más altos que pueden afectar negativamente a las mujeres embarazadas. El salmón salvaje y la trucha de cultivo son buenas opciones para aquellos que quieren estar más seguros.

– Productos químicos perfluorados (PFC): se encuentran en utensilios de cocina antiadherentes y se han relacionado con una disminución de la calidad del esperma, enfermedad renal, bajo peso al nacer y enfermedad de la tiroides. Omita las sartenes antiadherentes y adhiérase al acero inoxidable o al hierro fundido.

– Éteres de glicol: un solvente común que se encuentra en productos de limpieza, pinturas e incluso cosméticos. Según la UE, pueden dañar la fertilidad y los fetos. Evite los productos con ingredientes como 2-butoxietanol (EGBE) y metoxidiglicol (DEGME).

Loading...